Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE renueva otros seis meses las sanciones a Rusia

Los Estados examinarán a finales de enero si se cumplen las condiciones de paz de Minsk

El presidente ruso, Vladímir Putin, en un encuentro con prensa.
El presidente ruso, Vladímir Putin, en un encuentro con prensa. EFE

La Unión Europea mantendrá el castigo a Rusia otros seis meses más. Los ministros de Exteriores comunitarios han decidido este lunes renovar las sanciones económicas que aprobaron en julio pasado para reprender a Moscú por su papel desestabilizador en el conflicto de Ucrania. Las sanciones se mantendrán hasta el 31 de enero, según un comunicado divulgado por el Consejo Europeo.

Los países comunitarios llevaban tiempo convencidos de mantener al menos hasta fin de año el marco sancionador —medidas que restringen la financiación y el comercio con Rusia, así como una lista de personas y empresas con veto en la UE— con Rusia para ligarlo a los acuerdos de paz de Minsk. Este pacto entre Rusia y Ucrania, con mediación europea, fija los objetivos de estabilización del país en diciembre de 2014. Los ministros han decidido darse un poco más de tiempo, hasta finales de enero, para evaluar la situación y ver si renuevan de nuevo, suspenden o amplían las sanciones.

Como respuesta a la prolongación de las sanciones de la UE, Moscú extenderá por el mismo periodo el embargo comercial que afecta a los productos europeos, informa Pilar Bonet. El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, ha encargado al jefe del aparato gubernamental Serguei Prijodko que prepare una nota dirigida al presidente de Rusia, Vladímir Putin, con la propuesta de extender la vigencia del decreto (presidencial) que limita las importaciones europeas, según el servicio informativo RBK. Medvédev ha pedido que las medidas se prolonguen por el mismo periodo que las sanciones. Estas permanecerán en vigor hasta el 31 de enero de 2016. Medvédev ha pedido también que se prepare una disposición gubernamental en la que se establezcan los productos y transaciones a las que se aplicarán las "medidas restrictivas" rusas. Estas fueron decretadas a principio de agosto de 2014 como respuesta a las sanciones occidentales. Citando fuentes gubernamentales, RBK informa que de momento se trata de una prolongación técnica de las medidas existentes sin correcciones sustanciales.

La decisión de prorrogar las sanciones a Rusia otros seis meses se ha adoptado por unanimidad en la Unión Europea, pese a los temores de que Grecia pudiera utilizar su agónica situación financiera y su cercanía al presidente ruso, Vladímir Putin, para boicotear las sanciones. Finalmente ni Grecia ni Hungría, crítico por otros motivos con la política europea de sanciones, han obstaculizado el consenso del Consejo Europeo.

Desde hace casi un año, particulares y empresas europeas tienen prohibido financiar —mediante la compra de bonos o con préstamos— a la banca rusa controlada por el Estado, a las grandes compañías energéticas y a las de defensa. Además, existe un embargo de armas y materiales relacionados, la prohibición de exportar bienes y tecnologías que pueden destinarse a usos militares o civiles. El sector energético también se ve afectado con restricciones a la exportación de ciertos equipos europeos para exploración y producción de energía.

Más allá del daño al Kremlin, las medidas —pero también la difícil situación que ha atravesado Rusia en el último año, que reduce los flujos con Europa— generan un impacto relativo al 0,25% en el PIB europeo, según cálculos de la Comisión Europea.

La diplomacia comunitaria mantiene también el veto a 151 personas y 37 empresas consideradas cooperadoras necesarias del conflicto en Ucrania.