Abraham Haim | Presidente del Consejo de la Comunidad Sefardí de Jerusalén

“Esta ley es un hito para el reencuentro con España”

"Hay documentos que ayudarán a determinar quién tiene derecho a nacionalidad", opina

Abraham Haim, presidente del Consejo de la Comunidad Sefardí de Jerusalén, en marzo de 2014 durante un encuentro con el rey Juan Carlos.
Abraham Haim, presidente del Consejo de la Comunidad Sefardí de Jerusalén, en marzo de 2014 durante un encuentro con el rey Juan Carlos.GERARD JULIEN (AFP)

El guardián de las Cuatro Sinagogas Sefardíes, en el barrio judío del recinto amurallado de la Ciudad Santa, se cuadra cuando Abraham Haim (Jerusalén, 1941) acude al caer la tarde del Sabbat y al pasar a su lado le saluda en ladino. Historiador y profesor universitario, exdirector de Patrimonio Sefardí del Ministerio de Cultura israelí, su español hablado tiene ecos de hace más de cinco siglos.

Más información
Aprobada la ley para conceder la nacionalidad española a sefardíes
OPINIÓN | 'Saludo a la nacionalidad a los sefardíes', por I. QUERUB
La ley de nacionalidad de sefardíes supera el primer trámite
El Gobierno aprueba la ley que otorga la doble nacionalidad a los sefardíes
La oferta de nacionalidad a sefardíes satura los consulados españoles en Israel
Como pruebas: certificados del rabino, apellidos o ladino

“Mi familia de judíos sefardíes llegó a Jerusalén a mediados del siglo XIX desde los Balcanes. El apellido de mi familia materna es Reina”, explica Haim, en el recinto de las Cuatro Sinagogas, reconstruido tras la Guerra de los Seis Días de 1967, en medio de una charla que evoca vocablos antiguos, como “ollos” en lugar de ojos, y alegres sufijos de diminutivo en “ico”.

“A pesar de las guerras y de la destrucción causada por el tiempo, la Comunidad Sefardí de Jerusalén conserva documentos que pueden ayudar a determinar quién tiene derecho a la nacionalidad española”. “La Diáspora mantuvo registros de sus miembros, como los que figuran en las llamadas sociedades de entierros, que aclaran el origen de muchas familias. Los documentos religiosos, como las donaciones para las sinagogas, también sirven para trazar la línea histórica”, precisa.

La exigencia del conocimiento del español para lograr el pasaporte es, en su opinión, una dificultad añadida. “El ladino se mantiene como lengua de estudio, pero apenas se usaba ya en la vida cotidiana durante mi niñez”, puntualiza el presidente del Consejo de la Comunidad Sefardí.

“No se puede corregir lo que pasó en 1492, pero esta ley es un hito para el reencuentro de los sefardíes con España”, asegura Haim con satisfacción. “Aunque en Israel el término sefardí se aplica en general a todos los judíos de procedencia oriental [de países islámicos], frente a los de origen europeo o askenazíes, sólo las personas con un linaje procedente de Sefarad o España tendrán derecho a la nacionalidad”, advierte. “Nuestro Consejo es una de las instituciones que podrá ayudar a acreditar este linaje en un documento oficial”, concluye.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan Carlos Sanz

Es el corresponsal para el Magreb. Antes lo fue en Jerusalén durante siete años y, previamente, ejerció como jefe de Internacional. En 20 años como enviado de EL PAÍS ha cubierto conflictos en los Balcanes, Irak y Turquía, entre otros destinos. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza y máster en Periodismo por la Autónoma de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS