Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno británico dará más competencias a las ciudades inglesas

El canciller cree que el modelo de gestionar todo desde Londres está "roto"

George Osborne el pasado 18 de marzo en Londres.
George Osborne el pasado 18 de marzo en Londres. AP

Reino Unido ha dado un paso más hacia la descentralización, un tendencia llamada a marcar el segundo mandato del primer ministro David Cameron, reelegido la semana pasada por mayoría absoluta. El Gobierno ofrecerá más autonomía a las grandes ciudades del país, transfiriendo competencias en transporte, sanidad, urbanismo y vivienda, con el objetivo de potenciar su desarrollo y reequilibrar el crecimiento económico británico. Lo anunció ayer George Osborne, canciller del Exchequer y hombre fuerte del primer Gobierno enteramente conservador desde 1997, en su primer discurso poselectoral que pronunció en Manchester.

Será precisamente esa ciudad del norte la llamada a liderar la iniciativa, a la que podrán sumarse otras urbes que lo deseen. Para hacerlo, deberán elegir un alcalde independiente de sus concejales, algo que ahora no sucede en la mayoría de ciudades británicos y que Manchester hará en 2017.

Los planes se incluirán en el proyecto de ley de devolución a las ciudades que se anunciará en el discurso de la reina —el texto con los principales puntos del programa legislativo, que redacta el Gobierno y pronuncia la monarca desde su trono en la Cámara de los Lores— previsto para el próximo día 27. Será, en palabras de Osborne, “una revolución en la manera en que se gobierna Inglaterra”.

“El viejo modelo que trataba de ejecutar y desarrollar todo en este país desde el centro de Londres está roto”, explicó. “Nos llevó a una economía desequilibrada y ha provocado que los ciudadanos se sientan alejados de las decisiones que afectan a sus vidas. No es bueno ni para nuestra prosperidad ni para nuestra democracia”. Se trata, añadió, de ofrecer a las ciudades las palancas necesarias para "hacer crecer sus economías locales".

Cameron ha nombrado a Jim O’Neill, ex economista jefe de Goldman Sachs, como nuevo secretario del Tesoro con responsabilidades especiales para liderar esa devolución de poderes a las ciudades y coordinar las inversiones en infraestructuras englobadas en el proyecto bautizado como "central energética del norte", ideado para potenciar las grandes ciudades industriales de la región.

A pesar de las competencias transferidas a lo largo de los años a las naciones que lo componen, Reino Unido cuenta con un Gobierno muy centralizado para los estándares europeos. En una serie de referendos en 2012, varias grandes ciudades británicas rechazaron la posibilidad de tener de un alcalde electo y prefirieron quedarse con la estructura actual, en la que el primer edil se designa de entre el equipo ganador de los comicios locales. Así lo votó también Manchester en un primer momento, pero el año pasado se acordó celebrar la primera elección a la alcaldía en 2017. Se espera que otras ciudades reconsideren su posición tras los planes anunciados por el Gobierno.

Los planes sirven al Gobierno conservador para mejorar su imagen en el norte de Inglaterra, tradicional territorio laborista. Para el portavoz de Economía de ese partido, Chris Leslie, se trata de un “acercamiento a base de parches a la devolución de poderes que de hecho oculta una agenda muy diferente”. “Sabemos que, especialmente en el Norte de Inglaterra, han sido muy duramente golpeados por este canciller”, añadió.

Salida de la Unión Europea

El gobernador del Banco de Inglaterra del Banco de Inglaterra, Mark Carney, se mostró este jueves a favor de que se celebre cuanto antes el anunciado referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea, para evitar un periodo de incertidumbre. Una consulta que el primer ministro británico se comprometió a realizar en 2017.

"Creo que es de interés de todo el mundo que haya claridad sobre el proceso, la pregunta (del referéndum) y la decisión (final)", declaró Carney a emisora de radio de la BBC, donde defendió el mercado europeo y añadió que muchos empresarios han admitido que este proceso crea incertidumbre.

El responsable del banco emisor inglés dijo estar convencido de que el nuevo Gobierno conservador, reelegido en las elecciones del pasado día 7, actuará con la "apropiada velocidad" en el proceso de negociaciones con la UE antes de la consulta. "Una de las grandes ventajas que tiene esta economía [británica] es el acceso al mercado europeo. Es la mayor economía del mundo, es nuestro más importante destino, es nuestro mayor inversor en el Reino Unido", subrayó Carney.

Más información