Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN advierte a Rusia de que no instale armas nucleares en Crimea

El texto urge a Moscú a parar "su deliberada desestabilización del este de Ucrania"

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, este miércoles en Antalya (Turquía).
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, este miércoles en Antalya (Turquía). AP

En un duro comunicado, leído este miércoles al término del primer día de la reunión de ministros de Exteriores de la OTAN que se celebra en Antalya, al sur de Turquía, el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, amenazó a Rusia con represalias sin especificar si el Kremlin instala en un futuro armas nucleares en Crimea, anexionada por Moscú en 2014, una acción que desencadenó la imposición de duras sanciones por parte de la UE y Estados Unidos.

Hacía mucho tiempo que los responsables de la OTAN no recurrían a un lenguaje tan duro contra el Kremlin. “Estamos muy preocupados por las declaraciones de los líderes rusos que apuntan a un futuro estacionamiento de armas nucleares en Crimea y de los sistemas para entregarlos, lo que sería desestabilizador”, aseguraba el texto, que también urgía a Rusia a parar “su continuada y deliberada desestabilización del este de Ucrania”. La acusación se basa en las declaraciones de Mijail Ulyaniov, jefe del departamento de control de armas del Ministerio de Exteriores ruso, que el pasado 11 de marzo aseguró que “Rusia tenía el derecho de desplegar armas nucleares en Crimea”. “No sé si hay armas nucleares allí, no sé nada sobre planes, pero en principio Rusia puede hacerlo”, dijo Ulyaniov en declaraciones recogidas por la agencia Interfax.

El texto de la OTAN, de apenas un folio por las dos caras, condena las “agresivas acciones de Rusia y la anexión ilegal de Crimea”, lamenta el empeoramiento de la situación de los derechos humanos en la zona y llama la atención sobre “la sistemática violación de la ley y de las obligaciones internacionales”, instando a las autoridades de Moscú a un arreglo del conflicto por la vía política y el diálogo, en especial por el cumplimiento de los acuerdos de Minsk, firmados en febrero pasado en la capital bielorrusa. Rusia niega todas las acusaciones de suministrar tropas y armamento a los rebeldes separatistas y acusa a Kiev de violar el alto el fuego.

La declaración de la OTAN se produjo después de la visita relámpago del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, que aterrizó este miércoles brevemente en la cumbre turca, camino de Washington, donde tenía previsto reunirse con los países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que junto a los de la Unión Africana y otros debían haber estado presentes en la cita de Antalya, finalmente suspendida. Kerry informó a los aliados de una nueva actitud más constructiva del Kremlin respecto a asuntos como Libia, Yemen, Irán y el Estado Islámico.

El jefe de la diplomacia estadounidense aseguró, y así lo confirmaron fuentes diplomáticas españolas, que había encontrado una mayor colaboración en Moscú, aunque habló de situación crítica e insto a las partes a cumplir los acuerdos de Minsk.