Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN prolongará su misión en Afganistán más allá de 2016

Libia y el Estado Islámico dominan la reunión de la Alianza Atlántica en Turquía

Jens Stoltenberg y Mevlut Cavusoglu posan antes de la foto de familia durante una reunión de la OTAN en Antalya, este miércoles.
Jens Stoltenberg y Mevlut Cavusoglu posan antes de la foto de familia durante una reunión de la OTAN en Antalya, este miércoles. EFE

La OTAN se reúne hoy durante dos días en el centro turístico de Antalya, en el sur de Turquía, a 500 kilómetros de la frontera con Siria y de la zona controlada por el califato del Estado Islámico, del enemigo como se decía antes, para preparar la Cumbre de Varsovia de 2016 y pasar revista a los desafíos de seguridad de la Alianza. En primer lugar, Afganistán, donde el deterioro de la situación ha obligado a abandonar cualquier idea de retirada, siguiendo por Libia considerada como un Estado fallido a las mismas puertas de Europa con la tragedia diaria de la inmigración, pasando por la crisis de Ucrania que se prolonga desde hace un año y terminando porque el propio país anfitrión de la reunión informal de los ministros de Exteriores de la organización parece alejarse cada día más del núcleo duro de la alianza occidental. El secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, ha anunciado en la apertura de la reunión que la Alianza Atlántica prolongará su misión en Afganistán más allá de 2016.

Elegir Turquía, que comparte 1.200 kilómetros de frontera con Irak y Siria, es una manera de anclar a Ankara en la organización y demostrar a los 28 miembros de la Alianza y a los más de 60 representantes de distintos países presentes que la OTAN pretende atender los problemas que están surgiendo en su flanco sur, sin olvidar a aquellos aliados del Este que están inquietos por el comportamiento de Rusia en Ucrania tras la anexión de Crimea. “Turquía es el único país cuyos vecinos tienen áreas que ya están dominadas por el Estado Islámico”, aseguró el ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, en rueda de prensa celebrada el martes antes del inicio de la reunión. “Esta situación no es sostenible y esta cumbre servirá para compartir ideas y visiones”.

La situación es tan seria que el propio secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se ha desplazado hasta Turquía, como paso previo a una reunión que mantendrá mañana en Washington con los Estados miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y tras un viaje al balneario ruso de Sochi, donde se reunió con el presidente ruso Vladímir Putin para tratar asuntos como Ucrania, Yemen, Irán, Libia o Siria. El escenario es tan cambiante en todo el arco de crisis que va desde Libia a Afganistán que hasta Arabia Saudí se ha permitido desafiar a Washington tras el acercamiento de Estados Unidos a Irán. “Hay que llegar a un arreglo entre el CCG y otros países amigos para ayudar a frenar el terrorismo y la violencia en la región”, ha asegurado Kerry, al comienzo de la reunión. Kerry también ha puntualizado que Rusia y los separatistas prorrusos estaban a tiempo de poner en marcha los llamados acuerdos de Minsk y se mostró “confiado” sobre una conclusión exitosa de las conversaciones nucleares con el régimen iraní tras su encuentro con Putin.

Jens Stoltenberg posa junto a los ministros de Exteriores de los Estados miembros de la OTAN, durante la tradicional foto de familia.
Jens Stoltenberg posa junto a los ministros de Exteriores de los Estados miembros de la OTAN, durante la tradicional foto de familia. AFP

Por su parte, en la apertura de la reunión, el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, ha coincidido con Kerry, y ha afirmado ante los periodistas que la Alianza Atlántica debe hacer más para luchar contra el EI y ha instado a que cese la injerencia rusa en Ucrania. “Una de las cosas más importantes de esta reunión será cómo la OTAN puede conseguir más para luchar contra el terrorismo y el Estado Islámico”, ha dicho Stoltenberg, que ha puesto el énfasis en el papel que la OTAN puede desarrollar en el futuro de Afganistán. “Espero que decidamos mantener una presencia en Afganistán, incluso después de que termine la actual misión para entrenar, aconsejar y asistir a las fuerzas afganas”. En teoría, la misión Apoyo Decidido debería terminar a finales de año, pero Stoltenberg ha asegurado que se prolongará más allá y que se trataría de una misión dirigida por civiles, pero también con presencia de militares, formada por unos 2.000 efectivos. Los detalles de esta nueva operación, Enduring Partnership, se fijarían en la reunión de Varsovia.

Fuentes oficiales estadounidenses presentes en la reunión mostraron su preocupación e insistieron en la inestabilidad en el este y sur de la Alianza que, según ellos, va a suponer grandes desafíos para la OTAN. En Libia, por ejemplo, que se ha sumido en el caos desde la caída del dictador Muamar el Gadafi en 2011 tras una campaña de bombardeos de la Alianza, la organización no puede actuar a menos que se avance en el marco político y en el proceso de paz bajo los auspicios del enviado especial de la ONU, Bernardino León. La alta jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, expondrá en la reunión una propuesta para que una misión militar de la Unión Europea pueda capturar y destruir los buques que transportan inmigrantes indocumentados por aguas del Mediterráneo, pero el secretario Stoltenberg ha asegurado que por el momento la OTAN no ha recibido ninguna petición en este sentido.