Grecia usa sus reservas para pagar un vencimiento de 750 millones al FMI

Atenas usa una cuenta de emergencias para abonar 750 millones al FMI

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.
La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde. S.J. (EFE)

¿Estrategia de negociación o verdadera asfixia financiera? Grecia ha pagado este martes al Fondo Monetario Internacional (FMI) un vencimiento de 750 millones de euros, aunque para ello ha tenido que echar mano de sus propias reservas de emergencia en la institución con sede en Washington, según fuentes del Ejecutivo griego, ante las dificultades de liquidez que atraviesa. Durante los últimos días circularon rumores acerca de la posibilidad de que el Gobierno de Alexis Tsipras no honrara ese pago, ante la perspectiva de no poder abonar los sueldos públicos o las pensiones. Grecia no ha dejado de satisfacer ni una sola de sus obligaciones al Banco Central Europeo, a los socios europeos o al FMI. Pero el propio Ejecutivo heleno advierte de que se está quedando sin fondos con rapidez. “Nadie sabe cuánto dinero le queda a Grecia”, apunta una fuente europea, “pero no es mucho”.

Más información
Escenarios para Grecia
Europa da una señal al BCE para no cerrar el grifo a Grecia
EDITORIAL | Grecia nos interesa

Los países miembros del FMI tienen una cuenta para situaciones de emergencia, según fuentes del Banco de Grecia citadas por Reuters y AFP, que apuntan que Atenas ha usado en torno a 100 millones de euros con esa palanca para alcanzar los 750. “Lo negativo es que esa cuenta se queda vacía”, ha asegurado la misma fuente. Grecia está pendiente de desembolsos de hasta 7.200 millones de euros procedentes del segundo rescate, que solo llegarán si llega a un acuerdo con los acreedores sobre las reformas. Ese pacto no termina de llegar. Hay progresos sobre una subida del IVA y una normativa para combatir los desahucios, pero el Gobierno de Tsipras no quiere recortar pensiones ni acometer una nueva reforma laboral. Y tiene que devolver más de 10.000 millones a sus acreedores hasta final de año, con un cuello de botella en verano de 6.700 millones al BCE.

La prensa griega publica este martes que el Ejecutivo tiene fondos suficientes para pagar sueldos, ayudas sociales y pensiones en mayo por importe de 2.000 millones de euros. Pero el ministro Yanis Varoufakis contó anoche que la falta de liquidez se ha convertido en un asunto “terriblemente urgente y explicó que espera alcanzar un acuerdo “en un par de semanas”, aunque no ha habido avances al respecto desde el pasado 20 de febrero. Grecia se plantea incluso la posibilidad de convocar un referéndum para lograr un mandato claro para negociar. Y reclama desde hace semanas al Banco Central Europeo (BCE) que le permita emitir más deuda a corto plazo (T-bills) que luego compran sus bancos y colocan en la ventanilla de Fráncfort, algo a lo que el Eurobanco no accede.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Claudi Pérez

Director adjunto de EL PAÍS. Excorresponsal político y económico, exredactor jefe de política nacional, excorresponsal en Bruselas durante toda la crisis del euro y anteriormente especialista en asuntos económicos internacionales. Premio Salvador de Madariaga. Madrid, y antes Bruselas, y aún antes Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS