Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollande promete en Cuba hacer todo lo posible para alentar el deshielo

El presidente francés es el primer mandatario europeo en acudir a la isla en décadas

Foto distribuida del encuentro entre Hollande y Fidel Castro.

François Hollande ha llegado en la madrugada de este lunes a La Habana. Es la primera visita de un jefe de Estado francés a Cuba desde la independencia de la isla en 1898. Hollande es, además, el primer mandatario en romper el fuego con el régimen castrista tras décadas de aislamiento. Hay que remontarse treinta años, a Felipe González, para hallar precedentes. El presidente galo, que se entrevistó esta noche con su homólogo Raúl Castro, tras ser recibido por su hermano Fidel, no se ha coordinado con sus socios europeos aunque es también el primero de la UE en acudir a La Habana tras anunciar Washington en diciembre el deshielo con el régimen castrista. París sigue así los pasos del Vaticano para formar parte de esa punta de lanza de la nueva era abierta por Obama.

“Es una visita histórica”, ha reconocido el propio Hollande tras aterrizar esta mañana en el aeropuerto de la capital caribeña. Más tarde, en la Universidad de La Habana, ha pedido el fin del embargo americano. Prometió que Francia hará lo posible para que “se confirme la apertura, que las medidas que tanto han dañado el desarrollo de Cuba sean rescindidas, para que la identidad de cada país sea respetada”.

Es la tradicional posición francesa, que desde 1991 vota en la ONU por el final de dicho embargo y que, dentro de la UE, siempre ha sido partidaria de la distensión con el régimen de Castro. "Esta visita es un elemento de coherencia", señalan fuentes del Elíseo. A media tarde (hora cubana), como se sospechaba aunque no figurara en el programa oficial, Hollande fue recibido por el expresidente cubano Fidel Castro.

Las oportunidades económicas que se vislumbran gracias a la distensión no pasan desapercibidas a Hollande, que gestiona con dificultades la crisis económica doméstica. Los intereses económicos franceses en la isla no son tan importantes como los españoles, pero un emblemático ramillete de firmas galas están allí implantadas desde hace tiempo. Se trata de Bouygues, Total, Alstom, Alcatel-Lucent, Pernod-Ricard (Rhum Havana Club), Accor y Air France. El presidente de la República participa en un foro económico y ha acudido a la isla con directivos de las tres últimas empresas mencionadas.

La delegación francesa de visita en la isla es importante, lo que da idea del interés de París en estrechar lazos con Cuba. Está formada, entre otros, por los ministros de Medio Ambiente, Ségolène Royal, Justicia, Christiane Taubira, Sanidad, Marisol Touraine, y Cultura, Fleur Pellerin. Reforzar la cooperación en turismo y sanidad son los ejes fundamentales de la histórica visita que ya preparaba la diplomacia del gobierno socialista galo desde hace tiempo. En abril de 2014, el ministro de Exteriores Laurent Fabius fue el primero desde 1983 que se desplazaba a la isla.

A su llegada al aeropuerto José Martí de la capital ha sido recibido por el viceministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Sierra, según ha informado el diario oficial Granma. Según el programa oficial, el encuentro entre Raúl Castro y François Hollande es el último acto de la visita de este lunes. “Es el protocolo cubano”, han explicado en el Elíseo. Tras cerrar acuerdos con la Universidad de La Habana, presidir un foro económico e inaugurar las nuevas instalaciones de la Alianza Francesa en la capital del país caribeño, Hollande y Castro tienen previsto verse en el Palacio de la Revolución.

También en el programa figura la entrevista “de carácter restringido” con Castro. No ha lugar ni a declaraciones a la prensa ni a encuentros con la disidencia. El presidente francés ha impuesto la Legión de Honor al cardenal Jaime Ortega, de 78 años, pieza clave de la apertura cubana. Es este carácter oficial, con actos que no molesten al régimen, el que ha suscitado ciertas críticas en Francia, que ha recordado cómo el propio Hollande, en 2003, denunciaba el silencio de los amigos de Cuba “como una forma de complicidad”. Entre los que han destacado este cambio de actitud está la organización Reporteros Sin Fronteras, que escribió una carta abierta al presidente de la República antes de partir exigiéndole que le pida a Castro mejorar la situación de la libertad de información en la isla. Horas antes, en Guadalupe, Hollande ha asegurado a la defensiva que, por supuesto, abordará la cuestión de los Derechos Humanos con Castro. "Como lo hacemos en todas partes", ha agregado.

Cuba es el destino más emblemático de una ronda de visitas efectuadas por Hollande en estos días que termina el martes en Haití. Previamente ha estado en territorios franceses de ultramar, como Saint-Barthelmy, Saint-Martin, Martinica y Guadalupe.

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información