Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado un periodista de radio en Oaxaca

Armando Saldaña Morales trabajaba en un informativo en Veracruz y fue hallado muerto con disparos en la cabeza

Armando Saldaña Morales asesinado
El reportero mexicano Armando Saldaña Morales.

La voz de los periodistas en México ha vuelto a ser callada en el sur del país. El periodista radiofónico Armando Saldaña Morales, de 53 años, fue hallado muerto la tarde del martes en una carretera del municipio de Cosolapa en el Estado de Oaxaca. El cuerpo de Saldaña fue encontrado al lado de una furgoneta blanca con cuatro disparos en la cabeza, según han informado las autoridades de la región.

Saldaña trabajaba en los informativos de la estación ‘La Ke Buena’ y ‘Radio Max’ de Tierra Blanca en el Estado de Veracruz. Su asesinato ocurrió en los límites de los Estados de Veracruz y Oaxaca. El periodista, según las primeras investigaciones, conducía hacia su casa en la comunidad de Tezonanpa (Veracruz) después del trabajo, cuando fue interceptado. Las autoridades mexicanas todavía desconocen el número de personas que participaron en el homicidio, aunque han reconocido que Saldaña fue torturado antes de morir.

El periodista también colaboraba con publicaciones como ‘El Mundo de Córdoba’ y ‘La Crónica de Tierra Blanca’. Recientemente había informado sobre el robo de combustible a los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) que algunos grupos del crimen organizado realizan en el sur de Veracruz. En la región se concentran los principales conductos que llevan hidrocarburos al centro del país. En los últimos meses la petrolera ha modificado la distribución de los productos por el aumento del robo realizado por los cárteles mexicanos.

El asesinato de este periodista de Veracruz es el tercero de 2015. En enero, Moisés Sánchez, editor del semanario ‘La Unión’ de Medellín de Bravo (Veracruz), desapareció y fue encontrado degollado un mes más tarde . En abril, Abel Manuel Bautista, director de la radio comunitaria ‘Radio Espacio’ fue asesinado mientras conducía en Juxtlahuaca (Oaxaca). En ambos casos, su trabajo representaba una “molestia” para grupos de sus comunidades.

El municipio de Cosolapa, donde fue encontrado el cuerpo de Saldaña, ya había registrado el homicidio de otro periodista en 2014. En agosto de ese año, Octavio Rojas, corresponsal del periódico ‘El Buen Tono’ en Oaxaca fue asesinado a la puerta de su domicilio por un hombre que se acercó a preguntarle sobre las características de su coche.

El Estado de Veracruz continúa siendo un punto rojo para los periodistas. Allí han muerto 11 comunicadores desde 2010, fecha en que el actual gobernador Javier Duarte tomó el cargo. Según Article 19, cinco periodistas fueron asesinados en 2014 y unos 326 sufrieron una agresión de algún tipo en todo el país. La organización asegura que los atentados contra la prensa se han duplicado desde el comienzo de la Administración del presidente Enrique Peña Nieto.

El panorama es desalentador cuando la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reconoce que el 89% de los crímenes contra periodistas permanecen impunes. Reporteros Sin Fronteras ubica a México en el lugar 148, de 180 países, en la clasificación mundial de la Libertad de Prensa. Además, señala al país como una de la regiones más peligrosas del mundo para ejercer el periodismo. En los últimos 20 años, unos 82 informadores han muerto en homicidios relacionados con su trabajo.