Amnistía acusa a El Asad de ataques indiscriminados a civiles en Alepo

La ONG atribuye a las fuerzas gubernamentales "crímenes a la humanidad"

Un hombre evacua a una niña tras un ataque por barril de explosivos en un colegio de una zona residencial de Alepo, el pasado domingo.
Un hombre evacua a una niña tras un ataque por barril de explosivos en un colegio de una zona residencial de Alepo, el pasado domingo.SULTAN KITAZ (REUTERS)

Amnistía Internacional arremete con fuerza contra el Gobierno de Bachar El Asad. La ONG acusa a las fuerzas del régimen sirio de perpetrar graves abusos militares sobre la población civil de Alepo que califica de "crímenes contra la humanidad", en un duro informe que hizo público este martes. La organización, que recopila testimonios en el archivo, afirma que las fuerzas gubernamentales sirias cometieron bombardeos indiscriminados sobre colegios u hospitales, ordenaron ejecuciones sumarias y perpetraron actos de tortura en contra de activistas, causando la muerte de miles de personas el año pasado en la segunda gran ciudad del país, después de la capital Damasco. El Asad negó rotundamente esas acusaciones en una entrevista el pasado mes de abril a la cadena televisa francesa France 2.

Más información
El frente rebelde sirio acosa a El Asad
La ONU investiga si el régimen sirio bombardea con gas cloro
Bruselas promete triplicar la ayuda humanitaria en Siria

Amnistía hace hincapié en su informe en el lanzamiento desde helicópteros del Ejército sirio de barriles de explosivos sobre colegios, hospitales, mezquitas y mercados de Alepo. La organización asegura que 3.000 personas fallecieron en la ciudad el año pasado por ataques indiscriminados. 

"Estos reprobables y continuos ataques en zonas residenciales apuntan a una política de focalización deliberada y sistemática en los civiles. Estos constituyen crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad", declaró Philip Luther, director del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos cifra en 11.017 el número de ataques aéreos perpetrados en todo el país desde comienzos de 2015 hasta finales de abril por la aviación del régimen sirio, en un comunicado publicado este martes. Los bombardeos causaron la muerte de 2.314 personas, según los mismos datos. De los fallecidos, al menos 1.606 eran civiles: 369 menores de edad, 255 mujeres y 982 hombres. A estas víctimas, se suman más de 13.000 personas heridas por los bombardeos.

"En nuestro Ejército sólo tenemos bombas convencionales que necesitan apuntar. No tenemos ningún armamento que pueda utilizarse ciegamente", afirmó El Asad en la entrevista a la televisión pública francesa el pasado 20 de abril. La ONU investiga si el régimen sirio bombardeó con gas cloro en ataques en otras localidades sirias que Alepo el pasado mes de marzo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La ONG deplora y acusa a la comunidad internacional de indiferencia ante la situación de Siria. Además, Amnistía asegura que las fuerzas gubernamentales sirias perpetraron otros tres ataques con misiles el año pasado en Alepo. También acusa a los grupos rebeldes que luchan contra El Asad de hacer uso de manera indiscriminada de morteros y cohetes que causan numerosos daños entre la población civil. Su ofensiva registra acciones militares que AI considera crímenes de guerra. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, 672 civiles perdieron la vida en 2014 a raíz de ataques rebeldes en Alepo.

La organización pide al régimen sirio que detenga los ataques con barriles de explosivos, así como las torturas y detenciones arbitrarias, y a los rebeldes, que dejen de secuestrar a civiles, muy a menudo utilizados como moneda de cambio en negociaciones.

Amnistía insta a que se facilite el acceso humanitario en zonas de guerra como Alepo donde la supervivencia de la población civil se hace cada vez más precaria (la cría de conejos y gatos ha aumentado en Alepo, señala el informe). Desde el estallido de la guerra civil en 2011, más de 220.000 personas han fallecido en Siria.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS