Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cientos de israelíes de origen etíope marchan contra la violencia policial

Suspendidos dos agentes por apalear a un soldado negro cerca de Tel Aviv

Manifestación de israelíes de origen etíope ante la sede de la policía en Jerusalén.
Manifestación de israelíes de origen etíope ante la sede de la policía en Jerusalén. AFP

Jerusalén parecía Baltimore en la noche del jueves. Centenares de ciudadanos de origen etíope se manifestaron para denunciar lo que consideran “violencia racista de la policía”. La protesta afro-israelí estalló ante la sede central de la policía tras la difusión de un vídeo en el que se observa cómo dos agentes apaleaban el pasado domingo a un soldado israelí negro uniformado en Holón, cerca de Tel Aviv. Ambos policías han sido suspendidos de servicio mientras se investiga su conducta.

Posteriormente, la prensa israelí informó de que en la ciudad de Beer Sheva, al sur del país, varios agentes golpearon a un joven de origen etíope mientras intentaban detenerlo por considerarlo un inmigrante indocumentado. La policía aseguró que el joven se resistió cuando se procedía a su identificación.

Los manifestantes de origen etíope cortaron la principal carretera que enlaza Jerusalén con Tel Aviv y se enfrentaron con agentes que custodiaban la comisaría central de la policía israelí. Luego se dirigieron hacia la residencia del primer ministro, en el centro de la ciudad, pero fueron interceptados en las inmediaciones de la sede del Consulado de Estados Unidos por fuerzas antidisturbios que les lanzaron granadas de impacto sónico y gases lacrimógenos para disolverlos. Benjamín Netanyahu llamó a la calma a través de un comunicado después de "condenar con dureza el apaleamiento de un soldado [de origen] etíope". Tres agentes de policía resultaron heridos al ser apedreados por los manifestantes, según el portal informativo Yet News.

Un joven de origen etíope murió el año pasado en otra manifestación registrada en Binyamina, al norte de Israel, después de recibir una descarga de una pistola paralizante de electrochoque.

Más de 120.000 judíos de origen etíope procedentes de comunidades que vivieron aisladas en África durante siglos viven hoy en Israel. Entre 1984 y 1991 el Gobierno israelí organizó varias operaciones para que emigraran desde Etiopía unos 80.000 judíos.