Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Kremlin reclama solucionar la disputa con una negociación

"Gazprom considera infundadas las reclamaciones de la Comisión", defiende el consorcio

Un técnico revisa instalaciones de distribución de gas ruso en Beregdaroc (Hungría).
Un técnico revisa instalaciones de distribución de gas ruso en Beregdaroc (Hungría). Reuters

El consorcio ruso Gazprom rechazó este miércoles las acusaciones lanzadas por la Comisión Europea acerca de sus abusos de posición dominante en el mercado de gas natural en Europa Central y del Este. “Gazprom considera infundadas las reclamaciones presentadas por la Comisión Europea. La declaración adoptada es apenas una de las etapas de la investigación antimonopolio, que no significa que Gazprom haya sido declarado culpable de algún tipo de infracciones a la legislación antimonopolio de la UE”, defendió un comunicado del consorcio.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que el Gobierno ruso defenderá la postura de Gazprom y que confía en que las partes lograrán un compromiso para dirimir el contencioso sobre el gas. “Confiamos en que se encontrará un compromiso. Consideramos que este tipo de litigios deben ser solucionados en negociaciones. Esperamos una actitud imparcial hacia Gazprom”, dijo Peskov.

Anteriormente, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, había calificado de “inaceptable” lo que considera un intento de aplicar a Gazprom de forma retroactiva medidas legislativas. “Todos los contratos firmados por Gazprom con sus socios y actualmente en vigor fueron sellados en el pleno respeto del régimen legal vigente en el momento de la firma”, dijo Lavrov.

“Después de que la Unión Europea adoptara el llamado tercer paquete energético ha habido intentos, y siguen ahora, de aplicar retroactivamente esos requerimientos a viejos contratos. Eso es absolutamente inaceptable”, consideró el responsable de la diplomacia rusa.

El comunicado de Gazprom subrayó que el consorcio cumple todas las normas del derecho internacional y la legislación de los países donde opera, y anticipó que apelará las decisiones que adopte la Comisión Europea. La empresa resaltó que la política de precios al gas que suministra a Europa se corresponde con las normas que utilizan otros productores y exportadores en el mercado mundial de gas.

Al comentar las denuncias de Vestager, expertos en Rusia consideran que la UE ha puesto en marcha nuevos mecanismos para irritar a Moscú, lo que elevará el nivel de confrontación con Bruselas en detrimento de la cooperación económica y la estabilidad energética.

“Por su contenido, las acusaciones expuestas por la Comisión Europea son muy extrañas y solo se pueden explicar por motivos políticos”, dijo el director adjunto del Fondo Nacional de Seguridad Energética de Rusia, Alexei Grivach. Según Grivach, Gazprom no puede impedir la reventa de gas entre algunos países de Europa oriental porque sencillamente no hay condiciones para intermediarios. “Los países bálticos no tienen un sistema integrado de gasoductos y en consecuencia, es imposible revender el gas”, dijo Grivach a la agencia RIA Novosti.