Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno mexicano alerta del robo de material radioactivo en el sureste

El iridio 192 es considerado "muy peligroso" para las personas y podría ser fatal tras una exposición prolongada

Una caja para transportar material radioactivo.
Una caja para transportar material radioactivo. AFP

Una fuente radiactiva de iridio 192 (X-571), que podría matar a quien entre en contacto directo con ella, ha sido robada en el municipio de Cárdenas, Tabasco, en el sureste de México. El Gobierno mexicano ha lanzado una alerta en cinco estados del país (Tabasco, Campeche, Chiapas, Oaxaca, Veracruz) y ha puesto a elementos del Ejército y la Marina, además de la Policía Federal, en busca del material catalogado categoría 2 y considerado "muy peligroso" para las personas. La policía estatal recuperó la madrugada del jueves la camioneta robada, pero el peligroso material ya no estaba ahí. 

El robo de la fuente radiactiva fue reportado a las autoridades encargadas de seguridad nuclear la noche del 13 de abril. El contenedor, marcado con el número de serie 7035, fue sustraído de una camioneta color rojo propiedad de la empresa Garantía Radiográfica e Ingeniería, dedicada a la radiografía móvil. El vehículo se hallaba en el municipio de Cárdenas, de 248.000 habitantes, cercano a Villahermosa, la capital de Tabasco.

"Es probable que los ladrones no sepan lo que estaban llevando, así ocurre en este tipo de situaciones", dijo Jaime Aguirre, director de vigilancia radiológica de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias. 

La fuente podría causar lesiones permanentes a la persona que la manipule o estuviese en contacto con ella durante un tiempo breve 

La fuente "podría causar lesiones permanentes a la persona que la manipule o estuviese en contacto con ella durante un tiempo breve (de minutos a horas)", ha señalado la Coordinación Nacional de Protección Civil, que depende del Ministerio del Interior. Las autoridades también han señalado que esa cantidad de material, usado para combatir tumores en la radioterapia, "podría ser fatal" para una persona que esté expuesto a él sin que éste tenga el blindaje adecuado.

La secretaría de Gobernación (Interior) ha solicitado a quien halle la fuente —una especie de lonchera metálica con el símbolo radiactivo— que no la manipule ni permanezca cerca de ella. Ha recomendado establecer un perímetro de seguridad y resguardo con un radio mínimo de 30 metros, y llamar a las autoridades federales.

No es la primera vez que México reporta este tipo de hurtos. En febrero, Luis Felipe Puente, el encargado de Protección Civil de la Administración de Enrique Peña Nieto, reveló en una conferencia de prensa el robo de tres vehículos cargados con iridio 192. Escasos minutos después de lanzar la alerta el Gobierno anunció que habían hallado las camionetas.

En diciembre de 2013 seis personas robaron un camión que transportaba cobalto 60, un material usado en la fabricación de bombas sucias que dispersan radiación. En esa ocasión la Agencia Internacional de Energía atómica de la ONU lanzó la alerta. Los delincuentes de poca monta no sabían que lo que habían robado tenía el poder de un sol en miniatura al que no debían acercarse. Aún así sacaron el material y lo pusieron en el centro de un maizal. Horas después fueron ingresados en un hospital para ser atendidos por las lesiones provocadas por la radiación.