“Nos quieren aterrorizar, pero no lo han conseguido”

Decenas de personas se manifiestan junto al museo del Bardo en Túnez tras el atentado

Decenas de tunecinos se manifiestan junto al Museo del Bardo en Túnez.
Decenas de tunecinos se manifiestan junto al Museo del Bardo en Túnez.FADEL SENNA (AFP)

Decenas de personas han podido acceder por vez primera desde los ataques de ayer miércoles en Túnez a la entrada del museo Bardo. Ondeando las banderas del país y enseñas con la palabra solidaridad y coreando el himno tunecino, decenas de manifestantes congregados a la entrada del museo han logrado que funcionarios del mismo, bajo fuertes medidas de seguridad, abrieran la verja para depositar dos coronas de flores en homenaje a los 23 muertos del atentado.

“Nos quieren aterrorizar”, ha manifestado Baha, de 19 años, preguntado por los motivos del asalto. “Pero como ves, no lo han conseguido”. Entre las decenas de manifestantes había familias con niños, jóvenes y ancianos, liderados por el colectivo de abogados símbolo de la revolución de la primavera árabe tunecina.

Las fuerzas de seguridad han reforzado los controles en la ciudad, pero en el centro, en torno a la avenida Burguiba, reina la normalidad, con los mercados abiertos y cientos de tunecinos abarrotando los cafés de la calle. El Ejército se ha desplegado en las principales ciudades del país y han sido detenidas nueve personas en relación con los atentados que se ha atribuido, en una grabación difundida por Internet, el Estado Islámico.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

ÓSCAR GUTIÉRREZ (ENVIADO ESPECIAL)

Periodista de la sección Internacional desde 2011. Está especializado en temas relacionados con terrorismo yihadista y conflicto. Coordina la información sobre el continente africano y tiene siempre un ojo en Oriente Próximo. Es licenciado en Periodismo y máster en Relaciones Internacionales

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS