Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Costa Rica activa las alertas por las erupciones del volcán Turrialba

El volcán al este de San José lanza piedras y ceniza que alcanzan el área metropolitana

Cuatro erupciones del volcán Turrialba, ubicado 70 kilómetros al este de San José, mantienen en alerta a las autoridades de Costa Rica y han obligado a cerrar preventivamente el principal aeropuerto del país, Juan Santamaría. Una extensa nube gris ha ensombrecido este jueves el centro de Costa Rica, lo que provoca problemas de visibilidad y molestias a cientos de miles de habitantes metropolitanos, algunos de los cuales han optado por circular en las calles protegidos con mascarillas.

El volcán Turrialba, uno de los más activos de Costa Rica, situado en una zona alta del cantón del mismo nombre, en la provincia de Cartago, presentó un incremento en su actividad desde el mediodía en la jornada más intensa desde 1996, según el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori), que se mantiene en “alerta máxima”. Los pobladores atestiguan la ceniza con el panorama gris en las ciudades y el olor a azufre por momentos en algunos sectores, mientras los expertos reportaron el lanzamiento de rocas visibles hasta a un kilómetro de distancia. La noche de este jueves mantenían como probable cualquier escenario, incluso la emanación de magma, por lo que pedían tomar todas las precauciones.

Las autoridades aeronáticas ordenaron el cierre del aeropuerto Santamaría, lo que obligó a cancelar al menos la salida de siete vuelos y el desvío de tres a Ciudad de Panamá, reportó la prensa local. La empresa Aeris, concesionaria del Santamaría, anunció que se mantendría la clausura preventiva al menos hasta este viernes a las ocho de la mañana, por lo cual es de prever una mayor afectación para cientos de viajeros.

En los alrededores del volcán, dominados por fincas lecheras y campos de cultivo, se activó el protocolo de seguridad para el desalojo de la población. En las ciudades, desde donde se veía temprano la columna gris de hasta 1.000 metros de altura en la Cordillera de Volcánica Central, los peatones caminaban cubriéndose la boca y la nariz para evitar la ceniza y los propietarios de vehículos limpiaban la capa de polvo blanco antes de abordarlos para regresar a sus casas. La recomendación es que se mantengan en ellas, informó ala prensa Floribeth Vega, geógrafa del Ovsicori.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >