Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los países afectados aspiran a no tener ébola entre 2018 y 2020

El número de nuevos infectados por el virus se ha estabilizado desde enero

Un sanador tradicional practica un exorcismo contra el ébola. Ampliar foto
Un sanador tradicional practica un exorcismo contra el ébola. ap

Cero. Es el número de contagios de ébola entre seres humanos que la comunidad internacional se propone alcanzar entre 2018 y 2020. Más de 80 delegaciones de todo el mundo se han reunido este martes en Bruselas en la primera conferencia de alto nivel para analizar la situación del virus en África. Los presidentes de Liberia, Sierra Leona y Guinea —países donde el brote ha matado a 9.714 personas, según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC)— copresidieron el acto junto a representantes de la ONU, ONG y la UE.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció en enero de 2015 un descenso en los contagios en África Occidental del 10% respecto a septiembre de 2014, el “problema”, según fuentes de la Comisión, es que el número de infectados se ha “estabilizado”. Para los líderes de los tres países afectados de la región ha habido, no obstante, un “progreso”, según el presidente guineano, Aloha Condé, frente a la detención del avance del virus aunque queda mucho por hacer.

El discurso optimista de las instituciones contrastó, sin embargo, con la preocupación que aún pesa sobre los trabajadores humanitarios con presencia en el terreno. Margaret Chan, representante de la OMS, fue una de las más duras al desvelar sus datos: “La tasa de mortalidad [por el virus] es del 50%. Es inaceptable”, ha exclamado. En la misma línea anunciaba Denise Brown, del Programa Mundial de Alimentos (PMA), su intervención la víspera de la cumbre: “No hemos superado esta crisis devastadora aún”, declaró. Uno de los representantes de Cruz Roja Internacional, presente en el exclusivo panel, ha llamado la atención al explicar que los cuerpos sin vida de víctimas del ébola “aún se abandonan en las calles” de las localidades afectadas. Y ha alertado también de que la “desinformación” sobre el virus genera una desconfianza fatal para luchar contra él. “Hay mucha discriminación”, ha resaltado.

Otro objetivo principal que, con la unidad aparente de todos los agentes involucrados, ha salido este martes de la cumbre es la recuperación de las economías de estos tres países —ya frágiles de por sí— cuyo producto interior bruto (PIB) descendió un 12% desde que se declaró la epidemia de forma oficial en marzo de 2014. “Tardamos mucho en reaccionar”, ha admitido el líder guineano.

La reina consorte Matilde de Bélgica junto a la Alta representante de la diplomacia europea, Federica Mogherini.
La reina consorte Matilde de Bélgica junto a la Alta representante de la diplomacia europea, Federica Mogherini. REUTERS

El virus no sólo ha afectado al sistema sanitario sino también al educativo —más de ocho millones de niños dejaron de asistir a clase por el cierre de las escuelas el año pasado—, al económico —las tierras han dejado de ser trabajadas— y al político, generando un clima de inestabilidad en las instituciones en el trío de países.

Tras el minuto de silencio por las víctimas del ébola que ha abierto la cumbre y la breve intervención de la reina Matilde de Bélgica, ha llegado la avalancha de cifras. La UE ha contribuido con 1.200 millones de euros a la región, 414 millones de los cuales vienen directamente de la Comisión y 812 millones de los Estados miembros. España, declarado libre de ébola en diciembre de 2014, colabora con la entrega de material médico a Liberia, según el Ejecutivo comunitario. Este país ha conseguido reducir a un contagio por semana en los últimos seis meses, en contraste con los 34 y 63 nuevos casos semanales de Guinea y Sierra Leona respectivamente. Pero el horizonte sigue siendo cero.

El comisario de Ayuda Humanitaria y también coordinador del ébola en la UE, Christos Stylianides, ha incidido en la importancia de fortalecer a los países del entorno como Malí, Nigeria y Senegal (con 29 contagiados y 14 muertes por la epidemia, según CDC) para contener la epidemia. “Los virus no se paran en las fronteras”, ha insistido hasta cuatro veces.

El virus, fuera de África

B. D. C, Bruselas

Reino Unido: Un caso de contagio en el país. Cero muertes.

Estados Unidos: 4 casos de contagio en el país. Una muerte.

España: Un caso de contagio en el país. Cero muertes.

Fuente: Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE UU.

Pero el ébola sí cruzó los límites africanos en 2014. Teresa Romero, una enfermera de 44 años, contrajo el virus cuando trató a dos religiosos —Miguel Pajares y Manuel García Viejo— en Madrid y que finalmente no superaron la enfermedad. Y en Dallas (Texas), otras dos auxiliares se infectaron al tratar a Thomas Eric Duncan, que finalmente falleció.

Se ha dado, por tanto, un giro a la estrategia de lucha. Se quiere ahora “regionalizar” la ayuda. Es decir, enviar más dinero, personal y material a las zonas afectadas para contener el virus a nivel local. La lucha institucional, sin embargo, seguirá en Washington el próximo abril.

Más información