Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Centroamérica debate sobre la migración ilegal a Estados Unidos

Guatemala y Honduras abogan por apoyar a la región para que abra oportunidades de trabajo e incentive las inversiones productivas

Los presidentes de Honduras y Guatemala, Juan Orlando Hernández (d) y Otto Pérez.
Los presidentes de Honduras y Guatemala, Juan Orlando Hernández (d) y Otto Pérez. EFE

Los presidentes de Guatemala, Otto Pérez, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, advirtieron este jueves a la comunidad internacional de que la única forma de contener la masiva migración irregular de centroamericanos que sortean múltiples peligros a su paso por México para llegar a Estados Unidos es apoyar a Centroamérica para que abra oportunidades de trabajo, pague salarios dignos e incentive las inversiones productivas.

“Hoy tenemos que ver la realidad de nuestros pueblos, tenemos que ver cómo hacer crecer la economía”, afirmó Pérez en la apertura de un encuentro de los países del Triángulo del Norte encabezado por los dos mandatarios en el balneario de Tela, del Caribe hondureño, y con presencia de emisarios de alto rango de El Salvador, Estados Unidos, México y el Banco Interamericano de Desarrollo.

“Hoy tenemos que ver la realidad de nuestros pueblos, tenemos que ver cómo hacer crecer la economía"

Otto Pérez, presidente de Guatemala

Hernández alertó de que al pagar sueldos dignos, propiciar opciones de empleo e incentivar las inversiones, “el problema de la migración ilegal se verá disminuido”.

La cita, recordó, ha debatido sobre el Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, presentado a Obama a finales de julio de 2014 por los tres mandatarios como paquete socioeconómico para combatir a la criminalidad organizada y luchar contra la pobreza como vías que eviten la migración irregular.

Pérez y Hernández tienen previsto unirse el próximo lunes al presidente de El Salvador, Salvador Sánchez, para recibir al vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, en la capital guatemalteca. Biden evaluará con los tres gobernantes el impacto de una decisión dictada el 17 de febrero por un juzgado de Texas que suspendió las medidas anunciadas en noviembre de 2014 por el presidente Barack Obama, para conceder beneficios migratorios condicionados a más de cinco millones de personas que viven en situación irregular en EE UU.

“Vamos a unir a una población de 24 millones de personas entre los dos países; vamos a unir el 50% del Producto Interno Bruto de Centroamérica y vamos a unir una gran parte del territorio centroamericano”, explicó Pérez sobre el pacto aduanero. El comercio bilateral y con El Salvador, el otro integrante del Triángulo generador de masivos flujos humanos a EE UU, debe ser impulsado para “erradicar la migración ilegal”, aseveró Pérez.