Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ledezma acompañará a López en la cárcel militar de Ramo Verde

El alcalde metropolitano de Caracas ha sido imputado por asociación para delinquir

Si es hallado culpable podría pasar en prisión entre ocho y 16 años

Manifestación contra la detención de Ledezma este viernes en Caracas. Ampliar foto
Manifestación contra la detención de Ledezma este viernes en Caracas. EFE

Desde este viernes el líder opositor Leopoldo López tendrá como compañero en la prisión militar de Ramo Verde, ubicada en las afueras de Caracas, al alcalde metropolitano de Caracas Antonio Ledezma. El tribunal 6 de control, que conoció la causa, ha aceptado los dos cargos presentados por el Ministerio Público y ha decidido además que el dirigente permanezca detenido mientras el Estado venezolano termina de formular la acusación, para lo cual tiene un plazo de mes y medio, y se decide si enfrenta o no un juicio.

Ledezma ha sido imputado por conspiración, penado con prisión de ocho a 16 años, y asociación para delinquir, con cárcel de entre tres y seis años. Sus abogados esperarán la publicación del fallo para apelarlo, pero desde ya se anticipa que son casi inexistentes las posibilidades de que quede en libertad. En los casos políticamente sensibles para el régimen chavista el poder judicial obra de acuerdo con los intereses del Ejecutivo. Analistas políticos han advertido que, frente a la drástica caída de su popularidad y la falta de liderazgo, al presidente Nicolás Maduro solo le ha quedado reprimir a sus contrarios para dar a entender que es un hombre fuerte.

En esa misma dirección razonó Leopoldo López en su cuenta de Twitter. Su mujer, Lilian Tintori, publicó un par de mensajes a su nombre en los cuales el exalcalde de Chacao asegura que “el cambio se acerca” y que “la dictadura está completamente desnuda”. “Sólo les queda reprimir para mantenerse en el poder”. Y con Ledezma también tuvo un gesto: “Hermano, el encierro físico no detendrá nuestro espíritu de lucha”.

El entorno de López ha querido agradecer la solidaridad de la comunidad internacional y les ha pedido a todos que estén pendientes de la situación de Ledezma. En pocas horas durante la tarde del viernes, la oposición en pleno terminó de cerrar filas en torno a su causa. Lo escenificó el excandidato presidencial Henrique Capriles en una rueda de prensa con medios nacionales e internacionales. “Yo exijo que se presenten las pruebas del supuesto golpe de Estado que ha denunciado el Gobierno” [de Maduro].

Los abogados anticipan que son casi inexistentes las posibilidades de que quede en libertad

La denuncia de Capriles apenas apunta hacia una de las explicaciones de la prisión de Ledezma. En rigor, la opinión pública no tiene claro si Ledezma ha sido llevado a los tribunales por apoyar el derrocamiento del Gobierno tantas veces denunciado por Maduro, o por otro delito relacionado con las decenas de cuentas pendientes que dirigentes estudiantiles tienen con la justicia chavista. El Ministerio Público aseguró que el alcalde metropolitano está relacionado con un plan para atentar contra edificios públicos en la ciudad andina de San Cristóbal, que en 2014 fue el epicentro de las protestas más violentas contra el régimen.

Mientras la facción opositora identificada con el liderazgo de López, Ledezma y la exdiputada María Corina Machado quería convertir la medida contra el alcalde en un motivo para sumar más adeptos a su causa, el ala más partidaria de concentrarse en ganar elecciones sobre la protesta en la calle siguió trabajando en esa dirección. Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad, la coalición de partidos políticos opuestos al Gobierno, anunció que las elecciones primarias para elegir candidatos de consenso a la Asamblea Nacional se celebrarán en el segundo semestre del año. Ha sido una manera de decirle al Gobierno con hechos que la persecución contra las figuras de la oposición no los hará desviarse del camino que escogieron. Todos ellos están convencidos de que pueden propinarle al régimen una derrota para a partir de allí apuntalar un cambio de modelo económico y político.