La Caravana del Zorro rueda hacia el Guinness

La marcha de Guatemala aspira a congregar a 50.000 personas, la mayor peregrinación de motocicletas del mundo

La Caravana, a su llegada a Esquipulas en 2014
La Caravana, a su llegada a Esquipulas en 2014CARAVANA DEL ZORRO

Año con año, cada primer sábado de febrero, los amantes de las motos en Guatemala cuentan los segundos que faltan para encender sus máquinas, a las 7.30, y participar en la Caravana del Zorro, considerada la peregrinación motera más grande del mundo, extremo que este año será auditado por una comisión de Récords Mundiales de Guinness.

Según cálculos de los organizadores, 50.000 personas recorrerán los 224 kilómetros que separan la Plaza Mayor de la Ciudad de Guatemala, donde se encuentra el punto de partida, de la Villa de Esquipulas, ciudad conocida como la capital centroamericana de la fe, en el Este del país, frontera con Honduras. “El número de participantes puede ser, incluso, mayor a 50.000, porque todos quieren ser parte de la historia. Sentirse protagonistas de un récord mundial”, asegura Eddy Villadeleón, hijo del fundador de esta tradición, y ahora Zorro Mayor (dirigente máximo) de la peregrinación.

Villadeleón cuenta que todo empezó en febrero de 1971 en un garaje de un barrio popular de la capital guatemalteca, donde su padre, Rubén, apodado El Zorro por su cuadrilla, degustaba unas cervezas para celebrar el cumpleaños de uno de los miembros del grupo, unas seis personas, mientras ponían a punto sus motocicletas para viajar al Pacífico, donde harían una gran fiesta.

Mientras discutían acerca de qué playa sería la más conveniente para pasar el fin de semana, Rubén tuvo un momento de misticismo y sugirió que el lugar ideal sería la Basílica de Esquipulas, donde los centroamericanos veneran al Cristo Negro. “Agradecemos a Nuestro Señor los favores recibidos y le pedimos su bendición para el Año Nuevo”, argumentó. La idea fue apoyada por unanimidad.

La noticia de esta primera peregrinación corrió de boca en boca entre los motociclistas guatemaltecos —en su mayoría mensajeros y gente que utilizaba la moto para sus labores diarias—, que decidieron sumarse a la aventura y la establecieron como una costumbre al arranque de cada año. Dispusieron que debería celebrarse el primer sábado de febrero.

El Zorro y sus amigos jamás imaginaron que con el tiempo su iniciativa se alejaría de lo espiritual para convertirse en un fenómeno social que, incluso, tiene su reflejo en la economía de Esquipulas, donde negocios como la hostelería —que desde semanas atrás vio desbordada su capacidad—, restaurantes y comercio esperan recibir una inyección próxima al medio millón de dólares durante este fin de semana.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El Zorro falleció en 1987. Para entonces, los participantes no llegaban a los 100. Pero a partir de 1995, cuando las compañías importadoras de motos decidieron involucrarse en esta caravana con asistencia mecánica gratuita para todos los participantes, empezó a crecer exponencialmente.

Las autoridades de Tránsito estiman que en 2013 y 2014 el número de participantes rondó los 35.000, entre quienes se cuenta a estadounidenses que vienen a Guatemala desde diferentes Estados del país. El 4 de febrero de 2011, el Ministerio de Cultura declaró la peregrinación como Patrimonio Cultural Intangible de la Nación. “Este año, el primero en llegar desde Estados Unidos fue un guatemalteco residente en Nueva York. También han arribado motoristas de Uruguay, Bolivia, Perú, México y de todos los países centroamericanos”, cuenta Eddy Villadeleón.

Pero no todo ha sido de color de rosa. En los últimos cuatro años, nueve peregrinos han perdido la vida en accidentes ocurridos durante el viaje. Ante ello, las autoridades han extremado medidas para garantizar la seguridad de los motoristas. El tráfico de vehículos pesados está prohibido entre la medianoche del viernes y la del sábado. También se vigilará que los participantes no excedan los límites de velocidad establecidos por los organizadores, y no consuman bebidas alcohólicas. 400 policías vigilarán la trayectoria. El momento cúspide está previsto para las 19.30. Será entonces cuando la Comisión de Récords Guinness anuncie, desde el atrio de la Basílica de Esquipulas, que la 54ª edición de la peregrinación queda registrada como la más grande del mundo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS