Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI espera las propuestas de Grecia

El organismo deja la puerta abierta a que se hagan modificaciones al rescate

Empleados de la Bolsa de Atenas miran este jueves los índices en rojo. Ampliar foto
Empleados de la Bolsa de Atenas miran este jueves los índices en rojo. AP

El Fondo Monetario Internacional es uno de los mayores acreedores de Grecia y por eso tendría algo que decir a Atenas, mientras el responsable del equipo económico de Tsipras va de gira por las capitales europeas presentando su plan para gestionar el pago de la deuda. El organismo, de momento, dice que está dispuesto a discutir sus propuestas de política económica, pero hasta entonces evita especular sobre cómo afectará al programa de asistencia.

“La modalidad a partir de ahora está sujeta a discusión con ellos”, ha comentado este jueves el portavoz del FMI, Gerry Rice, que ha insistido que hasta ahora “no se ha discutido ninguna propuesta” para cambiar el marco sobre el que se apoya la acción de la institución para salva a Grecia de la quiebra. “Queremos escuchar sus ideas y cuando lo hagamos podremos ser más específicos”, ha afirmado.

El nuevo ministro de finanzas griego, Yanis Varoufakis, ya tuvo una primera toma de contacto el sábado en París con el responsable para Europa del FMI, Poul Thomsen. Fue breve, más bien pensada para darse a conocer entre ambos que para discutir los términos de la negociación de la deuda o empezar a modificar el marco acordado hace tres años para movilizar la asistencia.

“Se limitaron a discutir los retos a los que se enfrenta Grecia”, ha declarado Rice. El contacto entre Washington y Atenas está siendo a nivel técnico. Tampoco hay prevista una reunión de alto nivel. Christine Lagarde, la directora gerente del FMI, participó en el encuentro con la prensa pero para presentar un nuevo instrumento de asistencia a los países afectados por el Ébola.

Lagarde ha evitado comentar sobre la nueva situación en Grecia tras las elecciones. Rice, por su parte, ha reiterado que el organismo no quiere ir por delante de los hechos. “Queremos ver cómo progresar a partir de ahora”, ha señalado, a la vez que dejó claro que el FMI está “para servir de la mejor manera posible a los miembros”. Tampoco comentó la decisión del Banco Central Europeo de cortar el crédito a Atenas o sobre el futuro de la troika.

El Gobierno de Tsipras rechaza el mecanismo actual que supervisa el proceso de reestructuración de la deuda del país, formado por el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional. Atenas quiere en su lugar acuerdos bilaterales con los socios europeos y fuera de la Unión para acabar con el programa de austeridad que impone el FMI.

El gran temor en Washington es que se de un paso atrás en las reformas ya emprendidas por el país para enderezar su economía y equilibrar sus cuentas públicas. Eso, a su vez, podría alimentar una fuga de inversores justo cuando los actores del mercado financiero empezaban a recuperar la confianza. Rice ha recordado el programa se diseñó para ayudar a Grecia, pensando en Europa.

El FMI suspendió el pasado 29 de diciembre las negociaciones con Grecia para poder realizar un nuevo desembolso de la ayuda. Entonces se dijo que el diálogo con Atenas retomará cuando el nuevo Gobierno esté formado. También indicó que el país no se encontraba en una situación de necesidad financiera inmediata, lo que dio a entender que el próximo pago podría retrasarse.

El plan de rescate financiero de Grecia se aprobó en marzo de 2012, con un horizonte de cuatro años. El último desembolso, el quinto, se ejecutó en mayo de 2014, por un valor de 3.410 millones de euros. Hasta la fecha la asistencia del organismo multilateral asciende a 11.580 millones, sobre un total de 28.000 millones comprometidos. Esta suma se completa con lo que da Europa.

Varoufakis, en una entrevista con el diario italiano La Repubblica, dio a entender que las negociaciones para modificar los términos del rescate ya están en marcha con el FMI e indicó que no veía problema para que el organismo acepte una extensión de la asistencia hasta final de año, mientras se discute. Su idea para devolver el dinero al Fondo es emitiendo nuevos bonos al interés que da el mercado.

Más información