Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un macabro videoclip de alta definición

Las crueles grabaciones difundidas por el IS prueban su dominio de la tecnología y puesta en escena audiovisual: uso de varias cámaras, imágenes ralentizadas y primeros planos

Captura del vídeo difundido por Estado Islámico.
Captura del vídeo difundido por Estado Islámico. REUTERS

"Soy el teniente piloto Moaz Safi Youssef al-Kasaesbeh", dice mirando a cámara un hombre con la cara demacrada y marcas de golpes. Así empieza el vídeo distribuido por la agencia Reuters a las televisiones de todo el mundo, editado para eliminar los momentos más crueles de la ejecución sumaria del piloto jordano capturado el pasado mes de diciembre. Mismo uniforme naranja que el resto de asesinados occidentales por el Estado Islámico, pero a este le vemos en movimiento, no arrodillado a los pies de sus captores.

Todos los planos del vídeo muestran que la grabación del mismo fue un acto perfectamente organizado. Nada aparece por casualidad, desde el escenario por el que pasea el joven, entre escombros y mirando al infinito, hasta la jaula en la que sufrió la terrible muerte, con la túnica naranja mojada y sin levantar los ojos del suelo. No es solo que los aparatos utilizados para capturar las imágenes sean de última tecnología, HD, también lo son los programas con los que editan y los editores que lo hacen, que utilizan encadenados, fundidos, imágenes superpuestas y moscas, colocadas en la parte de la pantalla donde no suelen estar las de las televisiones, que alternan la bandera negra del EI con otro logo. Hay que tener algo más que conocimientos básicos de vídeo para insertar esas máscaras

Todos los planos parecen escenas de un guion: el de los soldados muyahidines en impecable formación, a la espalda del joven de 26 años, todos encapuchados y perfectamente vestidos y armados; o cuando aparecen encaramados entre casas semi derruidas con los fusiles parece que listos para disparar en cualquier momento. Los primeros planos de los ojos de estos soldados, la única parte del rostro que asoma entre los pasamontañas, los paneos a lo largo de los fusiles hasta la cara, impecable el movimiento, sin un tirón, con trípode...  El rostro del piloto, ya con barba de varios días y la mirada perdida, da la impresión de que repitiendo el mismo gesto varias veces. Si no se planifica la grabación de esos planos, no se encuentran después al editar.

Los expertos en Estado Islámico señalan que la principal diferencia con otras organizaciones radicales yihadistas es su dominio de Internet y las redes sociales como altavoz para sus mensajes. Y dominar la web es controlar la imagen, bárbara, macabra, cruel... Desde que el cine, al principio, y el vídeo, ahora, existen, la más potente arma de propaganda.      

Más información