Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

50 destacados alemanes dicen no al movimiento islamófobo Pegida

Los excancilleres Schmidt y Schröder y el exfutbolista Bierhoff, entre los firmantes de la iniciativa del 'Bild'

Manifestación en Dresde del movimiento ultra Pegida contra la "islamización de Occidente".
Manifestación en Dresde del movimiento ultra Pegida contra la "islamización de Occidente". AFP

El enfrentamiento por las ideas del movimiento Pegida ha saltado de las calles alemanas a las páginas de los periódicos. Los islamófobos reunieron ayer en Dresde a 18.000 personas, en lo que supone un nuevo récord de las manifestaciones semanales de los últimos meses, mientras que en una decena de ciudades más de 30.000 ciudadanos –en Berlín llegaron a los 5.000- salieron a la calle para reivindicar a Alemania como país de acogida. Un día después, 50 destacados ciudadanos –políticos, artistas, empresarios o religiosos- han mostrado en el popular diario Bild su enérgico rechazo a las manifestaciones antiislam.

“No a Pegida”, es el gigantesco titular con el que abre el periódico más vendido de toda Europa. Dentro, los excancilleres Helmut Schmidt y Gerhard Schröder, los ministros Sigmar Gabriel (Economía) Frank-Walter Steinmeier (Exteriores), Wolfgang Schäuble (Finanzas), Ursula von der Leyen (Defensa) y Manuela Schwesig (Familia), y personajes tan conocidos como el exfutbolista y actual mánager de la victoriosa selección nacional, Oliver Bierhoff, dan su apoyo a la iniciativa contra los intolerantes.

“Las protestas de Pegida apelan a prejuicios vagos, a la xenofobia y a la intolerancia. Eso no es Alemania”, escribe Helmut Schmidt, el político socialdemócrata que gobernó el país entre 1974 y 1982. “Es un síntoma positivo que los partidos democráticos y la Iglesia hayan mostrado un rechazo claro a Pegida”, añade el también excanciller socialdemócrata Gerhard Schröder.

“Los lemas no sustituyen a los hechos: Alemania necesita inmigrantes. Y además tenemos que mostrar compasión por los refugiados en peligro”, dice el democristiano Schäuble. “Quien levanta exclusión frente a los necesitados no ha entendido nada ni del cristianismo ni de la diversidad de nuestras raíces culturales”, añade su compañera Von der Leyen. “No necesitamos a estos supuestos salvadores de Occidente. Nuestra credibilidad depende de que seamos una sociedad abierta”, opina el arzobispo de Colonia, Rainer Maria Woelki, en la doble página que el diario dedica a las frases del medio centenar de alemanes famosos.

No es esta la primera vez que un grupo de personajes relevantes muestra su condena a Pegida, un movimiento que en cada protesta corea la frase “Somos un pueblo”, que fue el lema de la revolución pacífica que llevó la democracia a la Alemania comunista en 1989. Medio centenar de defensores de los derechos civiles en la RDA emitieron un comunicado hace unas semanas en las que criticaban a los que se manifiestan cada semana en Dresde. “Jesús vomitaría si se encontrara con vosotros”, decían. La propia canciller Angela Merkel sorprendió en su tradicional discurso de Nuevo Año al arremeter contra los impulsores de Pegida y pedir a los ciudadanos que no se dejaran arrastrar por aquellos que “albergan en sus corazones prejuicios, frialdad e incluso odios”.

El Bild recoge en su versión online las reacciones de los medios internacionales tanto a las protestas xenófobas como a las contramanifestaciones de los defensores de una Alemania tolerante. "Los eslóganes de Pegida y la preocupación por una supuesta islamización mostraron al mundo una faceta oscura de Alemania. Pero las protestas antipegida son cada vez más grandes y acaparan ahora la atención internacional", escribe el periódico.