Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llevados a puerto 970 inmigrantes de un carguero abandonado a la deriva

La tripulación dejó el carguero con el motor bloqueado

La Guardia Costera italiana interceptó el buque y lo trasladó a Gallipoli

Cientos de inmigrantes abarrotan la cubierta del carguero rescatado por la Guardia Costera italiana y llevado al puerto de Gallipoli.
Cientos de inmigrantes abarrotan la cubierta del carguero rescatado por la Guardia Costera italiana y llevado al puerto de Gallipoli. EFE

Alrededor de 970 inmigrantes sin papeles que viajaban a bordo de un buque con bandera moldava que este martes había pedido auxilio cuando navegaba cerca de la isla griega de Corfú han llegado hoy al puerto italiano de Gallipoli tras ser rescatados por la Guardia Costera. La tripulación dejó el barco a la deriva.

"Se ha evitado una tragedia", ha explicado a la agencia italiana Adnkronos el portavoz de la Guardia Costera, Filippo Marini. "El barco había sido abandonado, con el motor bloqueado a velocidad de seis nudos en dirección a la costa italiana", ha precisado. El portavoz ha subrayado que "podría haberse producido la colisión del barco contra la costa, provocando la muerte de las personas a bordo y un gran daño medioambiental".

El Blue Sky M había pedido auxilio en aguas griegas por la presunta presencia de hombres armados a bordo. Las autoridades griegas enviaron una fragata y un helicóptero hasta el buque, pero según dijeron fuentes oficiales helenas a Reuters, el capitán les aseguró que no había ningún problema y les trasladó su intención de seguir su camino hacia Italia.

El buque siguió rumbo hacia la costa del sur de Italia y fue finalmente interceptado al huir la tripulación. Un helicóptero militar alcanzó al buque Blue Sky M y seis oficiales descendieron al navío para comprobar la seguridad de los pasajeros y tomar el control de la embarcación.

Las condiciones de rescate de los inmigrantes, en su mayoría sirios, han sido "muy difíciles y complicadas por las pésimas condiciones del tiempo", ha precisado Marini, ya que el "fuerte viento" dificultó el que pudieran subir a bordo tras descender desde helicópteros de la Marina Militar y la Aeronáutica.

"Ha sido una lucha contrarreloj", ha reconocido el portavoz. "Una vez a bordo, los militares se hicieron cargo de la situación, cambiaron la ruta del barco y consiguieron desbloquear el motor". Tras ello, el buque moldavo navegó hasta el puerto de Gallipoli, "garantizando el desembarco de los numerosos inmigrantes".

En el puerto, los inmigrantes han recibido atención de la Cruz Roja Italiana, que ha informado en un comunicado de que 70 de ellos, incluidas mujeres y niños, han tenido que ser hospitalizados "por distintas patologías". Entre las mujeres que han recibido atención hay embarazadas, ha precisado.

No está claro si la tripulación abandonó el barco o se mezcló entre los inmigrantes para evitar su detención. De hecho, tras los primeros interrogatorios se ha procedido a detener a un hombre, probablemente por indicaciones de los pasajeros, bajo la sospecha de que era uno de los traficantes.

La fiscalía de la ciudad de Lecce es la encargada de la investigación de las circunstancias en las que se encontraba el barco y en la que participan fuerzas de los carabineros, de la capitanía del puerto de Gallipoli, la Guardia di Finanza y la policía. Las autoridades no han ofrecido todavía detalles sobre la identidad del detenido.