Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El secuestrador de Sídney no estaba incluido en las listas de terroristas

El primer ministro australiano dice que la policía investigará lo sucedido de forma exhaustiva

El secuestrador de Sídney, tras ser condenado por enviar cartas amenazantes a familiares de soldados.

Man Haron Monis, el hombre que secuestró a 17 personas a punta de pistola en una cafetería en pleno centro financiero de Sídney este lunes, se encontraba en libertad bajo fianza y era “un viejo conocido” de la policía, según ha admitido el primer ministro australiano, Tony Abbott. La policía australiana ha iniciado una investigación, tanto sobre la propia actuación del cuerpo como sobre los motivos que empujaron a Monis al secuestro.

“Tenía un largo historial de crímenes violentos, de hecho, estaba obsesionado con el extremismo y sufría inestabilidad mental”, declaró Abbott ante un grupo de periodistas que cuestionaron la actuación de la Administración por dejar en libertad a un autoproclamado clérigo chií acusado de cometer abusos sexuales y de estar implicado en la muerte de su exmujer.

“Nos preguntamos: ¿Cómo puede alguien con este historial no estar en las listas apropiadas?”, admitió Abbott. Aseguró que la policía investigará la cuestión de forma “metódica” en las próximas semanas. Ante la pregunta de si el ataque podría haberse prevenido de haber estado Haron Monis en las listas de las fuerzas antiterroristas, Abbott contestó: “Incluso si este individuo enfermo y perturbado hubiera estado en nuestras listas, si lo hubiéramos vigilado 24 horas al día, incluso así es posible que hubiera ocurrido este incidente”.

La portavoz de la policía de Nueva Gales del Sur, Catherine Burn, declaró que “sus movimientos serán una parte crítica de la investigación porque será importante que sepamos qué pasaba con él”. Burns confirmó que la investigación policial ya ha comenzado y sugirió que podría alargarse durante meses. Reconoció que Haron Monis, un refugiado iraní que llevaba 18 años en Australia, hizo varias demandas a través de las redes sociales, incluyendo hablar con Abbott y que le trajeran una bandera del Estado Islámico. “Estaba haciendo públicas demandas en relación con algunas cosas en particular, pero todavía no hemos confirmado la motivación exacta”, aseguró.

“Era un hombre con unos antecedentes criminales graves y antecedentes de violencia. Creemos que tenía puntos de vista extremistas y que era inestable”, explicó, y añadió: “Examinaremos todo lo que podamos saber de él para poder determinar qué pudo desatar esto”.

La policía también confirmó que el asalto de la noche del lunes de las fuerzas de seguridad al café donde se encontraban los 17 rehenes y el secuestrador fue provocado por una serie de tiros o explosiones dentro del establecimiento. El comisario de policía de Nueva Gales del Sur, Andrew Scipione, explicó que los agentes sobre el terreno “tuvieron que tomar una decisión, porque creyeron en aquel momento que si no entraban se podrían haber perdido muchas más vidas”.

Haron Monis falleció poco después de llegar al hospital. Las otras dos víctimas mortales son la abogada Katrina Dawson, de 38 años, y el encargado de la cafetería, Tori Johnson, de 34. Las autoridades no quisieron confirmar si el tiroteo dentro del establecimiento se habría desatado tras un intento de Johnson de arrebatar el arma al secuestrador.

Además, el secuestro terminó con otras seis personas heridas. Uno de ellos es un agente de policía que sufrió una herida de bala pero que ya ha salido del hospital. El resto son rehenes, entre ellos dos mujeres embarazadas que tuvieron que ser atendidas por los servicios sanitarios pero sin heridas graves. Otras dos personas sufrieron heridas de bala, pero se encuentran estables.

Más información