La nieve desinfla las protestas en Ferguson

El suburbio de San Luis vive una noche tranquila en la víspera del Día de Acción de Gracias

La nieve desinfla las protestas en FergusonFoto: atlas | Vídeo: Atlas / Efe

Ferguson vivió el miércoles una noche calmada tras dos consecutivas de altercados. La nieve que cayó durante la tarde y partes de la noche sobre este suburbio de San Luis (Misuri), en el Medio Oeste de Estados Unidos, desinfló considerablemente las protestas contra la decisión de un gran jurado de no imputar al policía blanco que mató en agosto a Michael Brown, un afroamericano de 18 años desarmado.

Los cerca de 500 manifestantes que había la noche del martes frente a la comisaría de policía de Ferguson se redujeron en la fría noche del miércoles a poco más que varias decenas de personas en un ambiente tranquilo en la víspera del Día de Acción de Gracias, fiesta nacional en Estados Unidos. Había unas 100 personas entre manifestantes y representantes de medios de comunicación. A medianoche, apenas una docena en total, según medios locales. Y solo una persona había sido arrestada, en comparación a la cuarentena y los sesenta de las noches anteriores, respectivamente. Las protestas se asemejaron a las reducidas y, en general, tranquilas de los días previos al anuncio del gran jurado.

Más información
Manda Lane, la comunidad que alaba al agente de policía Darren Wilson
La decisión del ‘caso Brown’ desata graves disturbios en Ferguson
El refuerzo militar reduce los disturbios en Ferguson

Junto a la fachada de la comisaría, volvieron a desplegarse soldados de la Guardia Nacional de Misuri, la milicia militar del Estado, y agentes de policía. Como en la víspera, un tramo de un kilómetro de la avenida West Florissant -ubicada a tres kilómetros de la comisaría, y epicentro de las protestas en agosto tras la muerte de Brown y de los incendios de comercios el lunes- permaneció cerrado al tráfico de vehículos y peatones. Soldados y policías bloqueaban el paso a una zona que las autoridades califican de “escena de delitos”.

La protesta frente a la comisaría fue mucho más calmada que la de la noche anterior, cuando se produjeron algunos ataques y saqueos en las calles de los alrededores, entre ellos al Ayuntamiento. Entre los escasos congregados, había varios pastores religiosos. Una de las sorpresas de estas protestas respecto a las de agosto es que apenas se han visto a líderes comunitarios negros. Tampoco a los cabecillas de las nuevas organizaciones de jóvenes activistas surgidas tras las manifestaciones de hace tres meses posteriores a la muerte de Brown.

Otra de las diferencias respecto a las movilizaciones de agosto -que se desarrollaban solo en la avenida West Florissant- es su enfoque y recepción. Entonces, alrededor de mil personas, la mayoría negras, se manifestaron en un pequeño tramo de esa desangelada avenida comercial cercana al lugar del tiroteo. Las movilizaciones fueron en general pacíficas y llegaron a tener un componente de reivindicación festiva. No solo había principalmente jóvenes como ahora. Se veía a familias con hijos y a personas mayores marchando o sentadas mientras vociferaban a coches que tocaban sus bocinas en honor de Brown.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Entonces, los incidentes fueron más minoritarios. Un pequeño grupo saqueó comercios en West Florissant y chocó con policías antidisturbios, que dispararon balas de goma y lanzaron gases lacrimógenos. Pero eran una excepción. No había el caos descontrolado que se vivió el lunes, cuando los altercados se expandieron por varios puntos de la ciudad y la policía pareció desbordada. En las protestas del lunes y el martes se podía ver claramente a grupos cuyo objetivo manifiesto era generar disturbios como reacción a la decisión judicial, lo que parece haber alejado a los sectores pacifistas que eran mayoría hace tres meses. El severo cambio de temperatura entre agosto y noviembre también es otro factor que puede explicar la menor afluencia de gente.

Al margen de Ferguson, el miércoles también tuvieron lugar varias protestas en San Luis. La policía empleó por la tarde gas pimienta para dispersar a unos 250 manifestantes que trataron de acceder al Ayuntamiento en el centro de la ciudad. Por la noche, hubo varias concentraciones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS