Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa critica el sistema de nulidades de la Iglesia

Los procesos son pesados, caros y largos para la gente corriente, según cuestiona

El papa Francisco em la audiencia general de los miércoles. Ampliar foto
El papa Francisco em la audiencia general de los miércoles. EFE

Cuando el papa Francisco habla sin guion, a la curia romana le dan ganas de gritar “¡Cuerpo a tierra!”. Porque suele suceder que, cuando Jorge Mario Bergoglio levanta los ojos del discurso preparado y lo modifica o directamente no lo lee —como aquella vez, en Cerdeña, que se sintió conmovido por la angustia de un desempleado e improvisó un ataque en toda regla contra el sistema económico mundial—, sus palabras contienen cargas de profundidad. Y este miércoles esas cargas fueron dirigidas a la forma en que la Iglesia administra los procesos de nulidad matrimonial. El Papa no solo reconoció que suelen ser pesados, caros y largos para la gente corriente, sino que se mostró dispuesto a sopesar una de las propuestas surgidas en el Sínodo de Obispos para que sean gratuitos: “La Iglesia tiene que tener generosidad para hacer justicia gratuitamente”.

Bergoglio recurrió a su experiencia de arzobispo en Buenos Aires para exclamar: “¡Cuánta gente espera durante años una sentencia, que le digan ‘sí, es verdad, tu matrimonio es nulo’, o ‘no, tu matrimonio es válido’, pero que sea una palabra justa. Algunos procedimientos son tan largos o tan pesados que no favorecen y la gente abandona. Un ejemplo: el tribunal interdiocesano de Buenos Aires tiene 15 diócesis, y la más alejada está a 240 kilómetros… Las personas simples y comunes desisten porque tienen que hacer un viaje costoso, perder días de trabajo”. El Papa recordó que incluso tuvo que actuar ante casos de fraude: “Despedí a uno que decía, si me das 10.000 dólares, te doy las dos nulidades, la civil y la eclesiástica. ¡Por favor, nada de esto!”.