La OTAN acusa a Rusia de minar la confianza por sus incursiones aéreas

La Alianza incrementa la vigilancia y acusa a Rusia de torpedear el intento de acercamiento

El secretario general de la OTAN, este jueves, durante un ejercicio de defensa aérea de las Fuerzas Armadas griegas.
El secretario general de la OTAN, este jueves, durante un ejercicio de defensa aérea de las Fuerzas Armadas griegas.SIMELA PANTZARTZI (EFE)

Cambio de discurso en el cuartel general de la OTAN tras las últimas incursiones de aviones rusos en espacio aéreo europeo. El nuevo secretario general de la Alianza Atlántica —en el cargo desde el pasado día 1—, Jens Stoltenberg, ha subrayado este jueves que la organización que dirige permanece “vigilante y preparada para responder” y ha cuantificado en “más de 100” el número de interceptaciones de aeronaves militares rusas en lo que va de año, “el triple que en todo 2013”. Tras haber tendido la mano a Moscú en su discurso inaugural y el pasado lunes —“seguimos aspirando a tener una relación cooperativa con Rusia; perseguimos una relación basada en el respeto mutuo y en los intereses comunes”—, Stoltenberg ha acusado al Gobierno de Putin de “socavar” la confianza mutua y de impedir la creación de un clima “constructivo” entre ambos bloques. Este viraje en el lenguaje empleado por el máximo responsable de la OTAN aproxima su discurso al de su predecesor, Anders Fogh Rasmussen, muy duro desde el inicio de la tensión entre Rusia y Occidente a cuenta del conflicto ucranio.

Más información
La OTAN intercepta 15 aviones rusos que sobrevolaban el espacio europeo
La OTAN busca acercarse a Rusia
La OTAN prepara su fuerza de acción inmediata en el Este para fin de año
La OTAN ve un repliegue ruso en Ucrania

“Estamos haciendo lo que debemos hacer: los interceptamos, estamos preparados y reaccionamos”, ha señalado Stoltenberg durante una conferencia de prensa celebrada en Atenas en referencia a las últimas incursiones rusas. El secretario general de la Alianza también ha anunciado un “aumento de las patrullas aéreas” para responder con “firmeza” a la acción del Kremlin. “La OTAN está vigilante y lista para responder”. Stoltenberg ha diferenciado la situación actual de la Guerra Fría —una de las comparaciones más recurrentes desde el inicio de las hostilidades, pero ha remarcado la necesidad de preservar la “fortaleza” de la Alianza y de seguir invirtiendo en “más preparación y medios”, una de las directrices que fijaron los 28 Estados miembros en septiembre en la cumbre de Gales.

La OTAN denunció el miércoles 15 incursiones de aviones rusos en las 48 horas anteriores, que calificó de “nivel inusual” de actividad aérea en el espacio aéreo europeo. En un comunicado hecho público este jueves, la Alianza Atlántica destaca que este tipo de vuelos representan un “riesgo potencial” para la aviación civil dado que no presentan sus planes de vuelo ni utilizan sus traspondedores de a bordo. “Las autoridades de control del tráfico aéreo no pueden detectar estas aeronaves ni asegurarse de que no interfieren en las comunicaciones con aviones civiles”, alerta.

Una mayoría de suecos, a favor de la adhesión a la OTAN

El aumento de la tensión entre Occidente y Rusia, exacerbado por el avistamiento de un presunto submarino ruso en aguas de Suecia, ha disparado el número de ciudadanos suecos que abogan por la adhesión de su país a la OTAN. Una encuesta realizada el pasado fin de semana por la consultora Novus para la cadena privada TV4 desvela que, por primera vez, son mayoría los suecos que prefieren estar en la OTAN. El 37% de los encuestados se inclinaron por esta opción, frente al 36% que se decantaron por no modificar el estatus actual. Estos resultados indican un giro radical frente a los datos de una encuesta similar publicada en mayo, cuando la tensión entre el bloque occidental y Rusia daba sus primeros coletazos. En aquel momento, el 56% de los consultados optaban por permanecer fuera de la Alianza y solo un 28% pedía la adhesión.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

A finales de agosto, Suecia y Finlandia firmaron un acuerdo que estrechaba sus relaciones con la Alianza y permitía a la OTAN el envío de tropas en caso de “emergencia”. Pese a su pertenencia a la UE, ambos países mantienen su condición de Estados neutrales.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ignacio Fariza

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS