Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos da apoyo activo militar a la lucha contra el Estado Islámico

El país refuerza con la armada en la calle los puntos sensibles en seis ciudades, aeropuertos y estaciones

Marruecos acaba de anunciar que proporcionará "apoyo activo", tanto de información, logístico como "de aspectos militares", a la lucha contra el terrorismo yihadista del Estado Islámico (EI) mediante su modelo de cooperación bilateral con los Emiratos Árabes Unidos (EAU). El Gobierno marroquí se suma así, aunque de manera indirecta y tras muchas dudas y debates internos, a la coalición internacional contra el EI, pero precisando que siempre bajo el mando de sus aliados árabes. El número exacto de esas aportaciones y los detalles de la colaboración se conocerán en los próximos días, según ratificó esta mañana el ministro del Interior, Mohamed Hassad, al frente del operativo. Además, los militares se desplegarán por las calles de las seis principales ciudades y protegerán así también, de manera inédita hasta ahora, los aeropuertos y estaciones y puntos más sensibles.

"No hay una amenaza directa contra Marruecos, es una amenaza general en un contexto global", precisó Hassad para explicar por qué el cambio de criterio para implicarse ahora en esta lucha contra el terrorismo yihadista. Tanto el titular de Interior como el ministro de Exteriores, Salahedin Menzuar, o el responsable del Ministerio de Comunicación, Mustapha Khalfi, que le acompañaron en esta comparecencia, subrayaron mucho que se trata de una serie de medidas preventivas.

"La iniciativa marroquí es una expresión primero de nuestra convicción para hacer fernte a todas las formas de terrorismo y a todas las amenazas que puedan comprometer la estabilidad y la seguridad del país, de los marroquíes y de los ciudadanos que vivan aquí", puntualizó Hassad. Y agregó: "Marruecos va a pasar a la acción".

El responsable de Exteriores comenzó por admitir también que se había discutido y debatido mucho qué hacer ante esta situación y corroboró que finalmente, con el impulso del rey Mohamed VI, se había optado por repetir en gran medida el mismo tipo de ayuda que se proporcionó en 1981 durante la guerra del Golfo. Entonces también se mandaron tropas a combatir bajo mando de Emiratos Árabes. En 1990 Marruecos también envió tropas a Arabia Saudí tras la invasión de Kuwait. Ahora se hará igual, aunque no se precisó aún en qué medida ni para qué cometidos exactos.

El Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo, que engloba desde su creación en 1981 a seis países de la zona, había demandado ya en abril pasado este tipo de apoyo y lo volvió a reclamar este mes de septiembre. Marruecos recibe unos 5.000 millones de dólares en cinco años para proyectos de desarrollo de ese fondo. Algunas naciones árabes, sobre todo Emiratos, pero también Jordania o Baréin, ya están implicados en la cabeza de la coalición contra el EI.

El Gobierno marroquí está verdaderamente obsesionado y preocupado con la posibilidad de que pueda ramificar en el país algún brote de terrorismo yihadista, especialmente tras constatar que unos 2.000 ciudadanos marroquíes se han incorporado ya a la lucha de la yihad radical en Siria e Irak y unos 400 podrían estar en disposición de volver a su territorio de origen. Esa fue la razón para incrementar al máximo el estado de alerta el pasado 10 de julio.

Este pasado fin de semana, las Fuerzas Armadas, la policía y los servicios de espionaje convocaron una reunión insólita en el aeropuerto internacional Mohamed V de Casablanca, la capital económica y la mayor ciudad del país, para implantar un nuevo plan de seguridad en los principales puntos neurálgicos. Se llama Hadar (Precaución) e implica a todas las fuerzas de seguridad.

El ministro del Interior añadió hoy que, además y por primera vez en su historia reciente, "unidades especiales de las Fuerzas Armadas" también saldrán a la calle en las ciudades más importantes y protegerán los "puntos sensibles", así como los aeropuertos y las estaciones. Ese plan se pondrá en marcha en principio en seis ciudades: Rabat, Casablanca, Tánger, Marrakech, Agadir y Fez. Hassad aprovechó también la cita con los periodistas para agradecer la cooperación en todas las materias, también en esta, que se está registrando con el actual Gobierno español.

Marruecos está viviendo hoy, precisamente, una jornada de huelga general por una serie de reclamaciones económicas, aunque el parón no se nota en exceso en las calles de las grandes ciudades excepto por más problemas en el transporte. El Gobierno marroquí no dispone de Ministerio de Defensa desde el intento de golpe de Estado que sufrió el anterior rey, Hassan II, en la fiesta de su 42 aniversario, en la matanza de Skirat, en julio de 1971, que dio paso luego a los conocidos como "los años de plomo". Ahora hay un jefe del Estado Mayor, un general que depende del rey, y el ministro delegado para la Defensa se ocupa solo de los aspectos burocráticos.