Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canadá quiere reforzarse ante el terror sin sacrificar su modelo

El Parlamento retoma su actividad sin disputas al día siguiente del atentado mientras los ciudadanos se preguntan qué pasó

El primer ministro, Stephen Harper, y su esposa, se dirigen a hacer una ofrenda floral en el monumento a los caídos, en Ottawa.
El primer ministro, Stephen Harper, y su esposa, se dirigen a hacer una ofrenda floral en el monumento a los caídos, en Ottawa. AP

La pradera frente al Parlamento de Canadá, en Ottawa, presentaba este jueves un aspecto insólito: vacía, sin más presencia en la zona que la de diputados, periodistas y policía. Allí, en este parque que los canadienses usan como lugar de recreo, se juega la respuesta de este país a una semana en que el terrorismo le ha golpeado en su núcleo más sagrado: sus parlamentarios y sus soldados.

¿Seguirá cerrada la pradera para evitar nuevos atentados? ¿O la anomalía terminará pronto y los ciudadanos volverán a divertirse frente al edificio donde reside la soberanía popular?

“Espero que la colina parlamentaria siga siendo accesible a los canadienses, que puedan jugar al balón en el césped frente al Parlamento, que no nos convirtamos en una sociedad entre rejas”, dice Stéphane Dion, parlamentario del Partido Liberal, formación que lideró entre 2006 y 2008.

El consenso entre políticos e intelectuales consultados por EL PAÍS tras los atentados es amplio: reforzar las medidas antiterroristas, como el primer ministro, el conservador Stephen Harper, anunció que haría, sí, pero sin hipotecar el modelo de Canadá, una sociedad más relajada ante la seguridad que el vecino del sur, Estados Unidos, y orgullosa de su convivencia multicultural.

“De la misma manera que las bombas en Madrid cambiaron España, estoy seguro de que el ataque en Ottawa cambiará Canadá, pero lo superaremos y la vida continuará”, dice Michael Ignatieff, intelectual canadiense de referencia y líder del Partido Liberal entre 2009 y 2011. “Tenemos a una serie de individuos bajo vigilancia, y esta vigilancia aumentará. La seguridad se reforzará en instalaciones clave, incluido el Parlamento, pero ciertamente espero que esto no erosione nuestras libertades ni nos disuada de estar junto a nuestros aliados contra el Estado Islámico”.

Espero que esto no erosione nuestras libertades ni nos disuada de estar junto a nuestros aliados contra el Estado Islámico"

Michael Ignatieff, intelectual canadiense y líder del Partido Liberal entre 2009 y 2011

El lunes pasado, en Saint-Jean-de-Richelieu, en la provincia francófona de Quebec, el soldado Patrice Vincent murió después de que Martin, Ahmad, Couture-Rouleau le atropellase. El miércoles, Michael Zehaf-Bibeau mató al soldado Nathan Cirillo, que custodiaba el monumento a los caídos, cerca del Parlamento, en la capital, Ottawa. Después Zehaf-Bibeau entró en el Parlamento. Ambos agresores eran ciudadanos canadienses, habían mostrado afinidades con el yihadismo más violento, eran conocidos por las autoridades y murieron tiroteados. La policía aseguró que Zehaf-Bibeau, que esperaba viajar a Siria, actuó solo, y que no hay conexión entre ambos atentados.

El debate es doble. Primero, ¿por qué las autoridades no detectaron el peligro? ¿Qué falló en los servicios de inteligencia? El segundo debate es entre la seguridad y la libertad. No es nuevo: Estados Unidos lo afrontó tras los atentados de 2001, como buena parte del mundo occidental. Incluida Canadá. Pero Canadá —la otra América del Norte: más pacífica, más multilateral, más europea— siempre intentó preservar su modelo. En Canadá, un político podía pasearse por la calle sin necesidad de ir rodeado de un pelotón de agentes de seguridad. Visitar el Parlamento exigía pasar por un detector de metales, pero los turistas podían moverse con bastante tranquilidad y no todos los accesos disponían de vigilancia armada. El modelo canadiense también es el del respeto a la otra cultura: aquí no se fuerza la integración del inmigrante.

Harper cree que los episodios de esta semana demuestran la necesidad de reforzar las políticas antiterroristas

El diputado Paul Dewar es el portavoz de política exterior del progresista Nuevo Partido Democrático (NDP), el principal grupo de la oposición. Dewar representa a un distrito en Ottawa. Cree que los ataques servirán para entender mejor que la amenaza terrorista interna no es un asunto lejano que concierne a los europeos pero no a los canadienses. “Dicho esto —añade— debemos ser inteligentes y mostrarnos tranquilos y sobrios en nuestra respuesta”.

En la primera sesión parlamentaria tras el ataque —un signo de que la clase política deseaba volver cuanto antes a la normalidad— no hubo espacio para la disputa. Pero se esbozan los contornos del futuro debate entre un Gobierno que ya en el pasado ha hecho bandera de la ley y el orden y una oposición inclinada a la defensa de las libertades individuales.

Stéphane Dion se encontraba en su despacho de la quinta planta del Parlamento cuando empezó el tiroteo en la primera. Los hechos ocurrieron a las diez de la mañana. Dion y sus colaboradores se atrincheraron en el despacho. No salieron hasta pasadas las tres, cuando los agentes de seguridad los trasladaron a otra sala con más parlamentarios, hasta las ocho.

“Los españoles pueden imaginarlo fácilmente porque les ha ocurrido y han tenido violencia política incluso en la historia reciente”, dice Dion. “Puede imaginarse. Pero ahora lo hemos vivido. Para los canadienses no es una buena noticia”.

Más información