Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maduro capitaliza el ingreso en el Consejo de Seguridad

El presidente de Venezuela insiste en que el país latinoamericano es una nación soberana e independiente

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, el miércoles en Caracas.
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, el miércoles en Caracas.

Caracas seguía haciendo ruido un día después del ingreso de Venezuela como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas. La televisora oficial, Venezolana de Televisión, transmitía en algunos cortes de su programación un vídeo del momento del anuncio sobre el fondo instrumental del Alma Llanera, una canción del folklore local consideraba como el segundo himno nacional. Los periodistas animaban a los televidentes para que opinaran en redes sociales con la etiqueta “ONUvictoriadelapatria”.

Varios exintegrantes del servicio diplomático venezolano, opositores en su mayoría, reiteraban a lo largo del día que no era la primera vez que el país ocupaba un asiento rotatorio en ese foro. Venezuela ya había formado parte del Consejo de Seguridad en cuatro ocasiones durante los denostados gobiernos de la llamada república civil (1958-1998), pero nunca como ahora la política exterior había estado tan escrutada y sus autoridades tan señaladas.

Esa razón, reconocida por chavistas y opositores en este país polarizado, ha llevado al presidente Nicolás Maduro a interpretar el ingreso como un tácito respaldo al Gobierno, y a insistir en que Venezuela es un país soberano e independiente. Pareció una respuesta indirecta a dos decisiones emitidas por el Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de la ONU, quien exigió a Caracas la inmediata liberación de los dirigentes opositores Leopoldo López y Daniel Ceballos, presos desde febrero como responsables de los disturbios ocurridos en Venezuela entre ese mes y junio. Maduro ha ignorado esos dictámenes, pero no ha hecho referencia alguna al asunto. Sí lo hizo la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, una incondicional del Gobierno, quien dijo que las recomendaciones de la ONU no son vinculantes. “Ningún organismo internacional puede darle órdenes a Venezuela”. Esa contradicción entre la vieja insistencia del chavismo en pertenecer al Consejo de Seguridad y la invocación de la soberanía fue rescatada por EE UU en un comunicado. “Lamentablemente, la conducta de Venezuela ha ido en contra del espíritu de la Carta de la ONU y las violaciones a los derechos humanos están en conflicto con la letra del documento”, dijo su embajadora ante ese foro, Samantha Power.

La cancillería venezolana emitió un comunicado ayer en el que agradece el apoyo de la comunidad internacional, y manifestó que su selección era el resultado de los esfuerzos de Venezuela en la búsqueda “de soluciones pacíficas a los conflictos que aquejan al mundo”. Tampoco pasó por alto las menciones a Hugo Chávez, a quien reconocieron el esfuerzo que hizo en 2006 para ingresar al foro. Ese año, el fallecido líder inició una campaña para ocupar el puesto, pero no tuvo el consenso de la región y mantuvo con Guatemala un duelo de 47 rondas. Al final surgió la opción de Panamá y ambos países la apoyaron. “Es la victoria de Hugo Chávez Frías, de su legado, de su memoria. ¡Sigue ganando nuestro comandante invicto!”, exclamó Maduro.

Caracas tiene en agenda asuntos como la soberanía plena en las islas Malvinas, Puerto Rico y de los habitantes del Sáhara Occidental, el equilibrio de fuerzas entre las naciones o el cese del apoyo a los grupos armados por parte de los miembros de la OTAN.

Más información