Rousseff y Neves caldean la campaña con acusaciones de falsedad

La presidenta y aspirante intenta vincular el candidato del PSDB a la gestión de Cardoso, mientras el exgobernador elogia a Lula

Dilma y Aécio en el primer debate de la segunda vuelta.
Dilma y Aécio en el primer debate de la segunda vuelta.Andre Penner (AP)

Los ataques que se vienen sucediendo en radio y en la televisión los últimos días se reprodujeron en el debate entre los candidatos a la presidencia en la noche de este martes. La aspirante a la reelección Dilma Rousseff (Partido de los Trabajadores) acusó anoche a su oponente para la segunda vuelta electoral, Aécio Neves (PSDB), de mentir al exponer los datos de su administración como gobernador de Minas Gerais (2003-2010). Rousseff oyó lo mismo de su adversario, con relación al plan federal. Irresponsabilidad, mentira, falta a la verdad fueron algunas de las cosas que se dijeron en el debate.

Durante el cara a cara, Rousseff presentó una propuesta: “Propongo que paremos de discutir sobre quién está mintiendo”. Más tarde, Aécio dejó claro que no aceptaría la sugerencia. “Su campaña es mentira tras mentira. No puede ser el vale todo en el que transformó la campaña electoral”, dijo indignado al ser acusado de nepotismo por emplear a una hermana y tres tíos en el Gobierno.

La indignación de Rousseff surgió cuando Aécio dijo que el padre del programa Bolsa Familia fue Fernando Henrique Cardoso (2003-2010) y la madre, la ex primera dama Ruth Cardoso. “Llegamos a la fabulación, estamos en el peligroso terreno de la leyenda”, respondió Rousseff defendiendo que fue su antecesor, Lula da Silva, quien creó el programa social.

En los embates directos, la candidata presidenta intentó usar la estrategia del retorno de los “fantasmas del pasado” al vincular a Aécio a la gestión de Fernando Henrique Cardoso (1995-2002). Las críticas de ella fueron principalmente con relación a la economía y a la gestión del Banco Central hecha por Armínio Fraga, el eventual ministro de la Hacienda de Aécio. Ella habló que la gestión de Cardoso superó el techo de la inflación dos veces. “Quiere que crea que con la misma receta, con el mismo cocinero (Armínio Fraga) van a entregar algo diferente para Brasil”, dijo Rousseff. Aécio respondió que fue el Gobierno de la petista el que no tuvo el control de la inflación.

Más información
EN VIVO | Dilma y Aécio se enfrentan en el primer debate de la segunda vuelta
Para electores de Marina Silva, el apoyo a Aécio Neves no debe hacer diferencia
PT quiere aumentar la presencia de Lula en la campaña de Dilma
Entrevista con Aloysio Nunes
Todo sobre las elecciones

Aécio huyó de la trampa de comparar al PT y al PSDB. “Quite los ojos del retrovisor. Vamos a hablar del futuro”. Y aún elogió la gestión del expresidente Lula da Silva (2003-2010), diciendo que él aprovechó la bonanza económica y promovió avances sociales. “Pero el Brasil paró en los últimos cuatro años”.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Intentando presentarse como el cambio en los rumbos del país, el aspirante del PSDB afirmó que la actual campaña de la segunda vuelta parece tener dos candidatos de oposición y no solo uno. “Quién ve su campaña no cree que gobierne Brasil desde hace 12 años”. A lo que Dilma respondió: “Sus propuestas sociales son la continuidad de mi Gobierno”.

Ambos recurrieron otra vez al “discurso del miedo”. Ella afirmó que los brasileños temen el retorno de la tasa de desempleo de los años de Cardoso, mientras él señaló que la población tiene miedo de que el PT gobierne el país por cuatro años más.

Petrobras y el aeropuerto

La corrupción no quedó fuera de la discusión. Aécio trajo al debate la cuestión de la crisis en Petrobras, que estalló este año y, según los últimos cálculos, tuvo lugar entre 2004 y 2012. “Despertamos cada día sorprendidos con nuevas denuncias”, afirmó el candidato presidencial.

La petista se defendió diciendo que combate a los corruptos y citó cuatro casos ocurridos en gobiernos del PSDB que no fueron investigados y nadie fue castigado, según ella. Insistió también en las sospechas sobre la construcción del aeropuerto de la ciudad minera de Cláudio, que fue financiado con dinero público de un familiar de Aécio. Según el aspirante opositor, no hubo irregularidades en la construcción del aeródromo.

Las casi dos horas de debates acabaron de manera parecida como comenzaron. Ambos sugirieron ser capaces de hacer avanzar Brasil social y económicamente. Aécio agradeció el apoyo de la viuda de Eduardo Campos, Renata, y de Marina Silva, la candidata del PSB derrotada en la primera vuelta, y afirmó ser él el cambio verdadero. Dilma declaró ser capaz de garantizar los avances sociales conquistados los últimos años. Cuando los dos aspirantes fueron cuestionados por quién venció el debate, ambos dijeron que esa evaluación incumbe al elector.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS