Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae un capo de Guerreros Unidos

Las fuerzas federales abaten a Benjamín Mondragón, líder de la banda acusada del crimen de Iguala

Este martes medios mexicanos han informado, en base a fuentes del Gobierno pero a la espera de que la noticia se haga oficial, de que durante la madrugada ha sido abatido Benjamín Mondragón, alias El Benjamón, supuesto líder de Guerreros Unidos, la banda acusada de hacer desaparecer a 43 estudiantes de magisterio en la ciudad de Iguala, Estado de Guerrero.

Según los detalles que han salido a la luz, el operativo lo desarrolló la Policía Federal cerca de la ciudad de Cuernavaca, capital del Estado de Morelos, que limita con Guerrero. Mondragón murió tiroteado por los agentes, un desenlace que recuerda al de otro mafioso directamente ligado a la historia de Guerreros Unidos, Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, jefe de la familia Beltrán, cuya muerte acribillado por la Marina en una casa de Cuernavaca en 2009 dio inicio a una lucha de facciones dentro de ese cartel de la que salió, entre otras, la violenta banda que ahora encabezaba El Benjamón.

Guerreros Unidos es un grupo dedicado al tráfico de droga y a la extorsión. Su fortín es la ciudad de Iguala (130.000 habitantes), pero actúa en otras zonas de Guerrero, donde se disputa a muerte el territorio con las bandas de Los Rojos y La Familia, y también en áreas de otros estados limítrofes como el Estado de México y Morelos.

Esta banda es paradigmática de la fragmentación del mapa del crimen organizado en México, de la que resultan grupos pequeños y por ello más centrados en depredar al máximo sus cotos locales de poder. En Guerrero es conocida por su capacidad de infiltrar autoridades municipales y policías locales. En el caso de la desaparición de los 43 estudiantes en Iguala, la hipótesis principal es que la policía municipal, supuesta aliada de la banda, le entregó a los jóvenes a Guerreros Unidos. El destino de los jóvenes, la mayoría en torno a 20 años de edad, sigue sin conocerse. Un equipo forense trabaja en la identificación de cadáveres encontrados en fosas halladas en Iguala tras su desaparición.