Los republicanos recuperarán el Senado, según los pronósticos

Todos los cálculos coinciden en que mantendrán su mayoría en la Cámara de Representantes en las elecciones

El edificio del Capitolio, en Washington.
El edificio del Capitolio, en Washington. SAUL LOEB (AFP)

En las elecciones legislativas del 4 de noviembre en Estados Unidos, la atención se centra en el Senado, actualmente con mayoría del Partido Demócrata. Todos los sondeos coinciden en que el Partido Republicano es favorito para arrebatarle la hegemonía, pero lo hacen con diferencias notables. Mediante un cruce de factores, el diario The Washington Post concede a los conservadores un 94% de posibilidades de alzarse con la mayoría en el Senado, el The New York Times un 68% y el portal Five Thirty Eight -especializado en cálculos estadísticos- un 57,9%, según sus últimos cálculos.

En el caso de la Cámara de Representantes, con mayoría actual republicana, no hay ninguna duda entre los especialistas electorales de que los demócratas no tienen posibilidades de hacerse con el control dada la desmovilización de los jóvenes y las minorías raciales en estos comicios, y factores técnicos como la configuración del voto en los distritos. En caso de una victoria republicana en el Senado y la Cámara de Representantes, los dos últimos años de presidencia del demócrata Barack Obama corren el riesgo de convertirse en testimoniales por la falta de apoyos en el Capitolio.

El 4 de noviembre se renuevan 36 (33 de los que tocarían habitualmente y tres por elecciones especiales) de los 100 escaños de miembros del Senado. Se trata de un escaño por Estado y cuyo mandato dura seis años. En el conjunto del Senado hay dos senadores por Estado. En cuanto a la Cámara de Representantes, en los comicios se renueva la totalidad de los 435 escaños. Su mandato es dos años y la distribución parlamentaria varía según el peso demográfico de cada Estado (los más poblados tienen más representantes).

Más información
Los demócratas llegan rezagados a las legislativas pese al repunte económico
Preguntas y respuestas: el factor de la financiación en la campaña electoral
¿Cuánto importa el voto hispano?

La distribución actual en el Senado es de 55 demócratas por 45 republicanos; y en la Cámara de Representantes de 233 republicanos por 199 demócratas, a los que hay añadir tres puestos vacantes. Es decir, los demócratas necesitan incrementar en 19 su número de escaños (hasta los 218) para alcanzar la mayoría en la Cámara de Representantes. Mientras, en el Senado los republicanos solo necesitan aumentar en 6 sus escaños (hasta los 51) para ser mayoritarios en esa cámara.

De los 36 escaños que se votan el 4 de noviembre en el Senado, 21 son demócratas y 15 republicanos. Un aspecto importante es que, al renovarse cada seis años, los senadores que ahora se enfrentan a la reelección fueron elegidos en 2008, un año muy favorable a los demócratas por la victoria de Obama en las presidenciales. Ahora, en cambio, la popularidad de Obama es mucho más baja, lo que dificulta la reelección de los demócratas. Por el mismo motivo, cuando en 2016 se renueve otro tercio del Senado es posible que eso favorezca a los demócratas dado que 2010 fue un buen año para los republicanos, lo que significa que defenderán muchos escaños.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Según los pronósticos de The New York Times -y en eso también hay consenso entre el resto de estudios demoscópicos-, los Estados más reñidos en la lucha por el Senado son Carolina del Norte (actualmente bajo control demócrata), Kansas (republicano), Colorado (demócrata), Iowa (demócrata), Alaska (demócrata) y Louisiana (demócrata).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS