Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU exige la liberación del opositor venezolano Leopoldo López

El Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de la organización encuentra motivos políticos en la prisión del dirigente, que lleva casi ocho meses encarcelado

Lilian Tontori con un cartel de su esposo, Leopoldo López.
Lilian Tontori con un cartel de su esposo, Leopoldo López. EFE

El Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas ha denunciado que el líder opositor venezolano Leopoldo López es víctima de una “detención arbitraria” y ha exigido a las autoridades venezolanas “su inmediata liberación”.

López, de 43 años y exprecandidato presidencial, está preso desde el 18 de febrero en una cárcel militar a las afueras de Caracas por su presunta responsabilidad intelectual en los disturbios ocurridos en el centro de la capital venezolana el pasado 12 de febrero, que iniciaron una revuelta nacional de cuatro meses contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro. En esa ocasión fallecieron Juan Montoya —líder de una organización que agrupa a los llamados “colectivos”, los grupos de choque del chavismo— y el carpintero Bassil Da Costa, quien acompañaba a su primo, un estudiante opositor, en la manifestación frente a la sede de la Fiscalía General de la República.

El pronunciamiento de la ONU se suma a una declaración ofrecida por el hermano de Montoya, Jonny, al canal de noticias NTN24, que está fuera de la parrilla de programación de la televisión por suscripción en Venezuela por órdenes del régimen bolivariano. En esa entrevista Jonny Montoya libera a López de cualquier responsabilidad: “Sería irresponsable acusarlo, él no tiene nada que ver en eso”.

La ONU ha tachado de ilegales las actuaciones de las autoridades en el proceso contra el dirigente opositor, a través de una resolución suscrita el pasado mes de septiembre por el Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias. Dicha resolución, que fue difundida el miércoles por Voluntad Popular, el partido político de López, denuncia que al político venezolano se le han violado sus derechos constitucionales, civiles y políticos.

El Grupo ha insistido en que el hecho de encarcelar al político venezolano “parece sustentado en un motivo de discriminación basado en opciones y opiniones políticas”. Por ello, ha considerado “ilegal” que se le mantenga asilado y que se coloquen obstáculos a sus abogados para comunicarse con él. La defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, ha negado esas versiones asegurando que él puede ver televisión y hablar por teléfono.

La cruzada emprendida por la esposa de López, Lilian Tintori, para posicionarlo como un preso de conciencia parece estar haciendo efecto. Para reforzar esa impresión, a principios del pasado mes dos periodistas argentinos publicaron en formato electrónico una biografía autorizada del dirigente –llamada justamente Preso de Conciencia- en la que acusa al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de ordenar su encarcelamiento. Si es encontrado culpable de los delitos de daño, incendio, instigación y asociación para delinquir López podría pasar hasta diez años en prisión.

La declaración de la ONU se suma a posturas similares expresadas en su momento por Amnistía Internacional y Human Rights Watch. En septiembre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, también se solidarizó con el dirigente opositor en un discurso pronunciado en el marco de la Iniciativa Global Clinton, un foro organizado por el expresidente de ese país.