Hong Kong se prepara para nuevas manifestaciones prodemocracia

Tras la cancelación del diálogo por parte del Gobierno local, los estudiantes convocan movilizaciones para este viernes

Un manifestante, en las inmediaciones de la sede del Gobierno local, en Hong Kong el 9 de octubre
Un manifestante, en las inmediaciones de la sede del Gobierno local, en Hong Kong el 9 de octubreKin Cheung (AP)

El proceso de diálogo en Hong Kong quedó el jueves súbitamente cancelado. El Gobierno autónomo suspendió las conversaciones que tenía previstas para este viernes con los estudiantes que exigen elecciones libres. La número dos del Ejecutivo local, Carrie Lam, que iba a encabezar esa ronda de negociación, ha argumentado que los estudiantes habían convocado una escalada de las manifestaciones que ha vivido la excolonia británica en los últimos días si no se registraban avances.

Según declaró Lam en una rueda de prensa, la iniciativa de los estudiantes muestra una “falta de sinceridad” y un deseo de imponer precondiciones que no se habían negociado en el diálogo con el Gobierno. “El llamamiento de los estudiantes a la expansión de una campaña de desobediencia ha socavado la confianza que es la base de nuestras negociaciones y ha hecho imposible mantener una conversación significativa”, dijo.

Más información

A juicio de los líderes estudiantiles, se trata de una “mera excusa”. “Lam dijo que estamos utilizando el diálogo para convocar a más gente a salir a la calle cuando el número de manifestantes se está reduciendo... pero la realidad es que una gran masa de gente puede obligar al Gobierno a echarse un poco para atrás. Así que los ciudadanos deberían volver a tomar las calles”, afirmó también en rueda de prensa Alex Chow, presidente de la Federación de Estudiantes de Hong Kong.

En ningún momento, según ha subrayado la Federación, el Gobierno estipuló en las negociaciones preliminares que quedaban prohibidos los llamamientos a volver a las calles. El único requisito previo que salió a relucir en esas conversaciones, celebradas a principios de esta semana, lo impusieron los propios estudiantes: el diálogo quedaría suspendido si se producían incidentes de violencia contra los participantes en las sentadas que se desarrollan desde el 28 de agosto en el centro de Hong Kong y los barrios de Causeway Bay y Mong Kok.

La decisión del Ejecutivo, completamente inesperada, ha tomado por sorpresa tanto a los líderes estudiantiles como a los manifestantes. En las conversaciones previstas para este viernes se contemplaba abordar el desarrollo de la reforma constitucional en Hong Kong. Los manifestantes que bloquean las calles en la excolonia reclaman comicios por sufragio universal y en los que el público pueda nombrar candidatos en 2017, fecha de las próximas elecciones a jefe del Ejecutivo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El Gobierno central chino presentó una propuesta de reforma electoral el pasado agosto que prevé el sufragio universal pero no la designación pública de candidatos. Impone también una serie de condiciones, como que los aspirantes al cargo de jefe del Ejecutivo cuenten con el apoyo de la mayoría de los miembros de un comité electoral. Según los manifestantes, ello implica necesariamente que cualquier aspirante tendrá que contar con el visto bueno previo de Pekín para poder concurrir a las elecciones.

Los estudiantes también reclaman la dimisión del jefe del ejecutivo local actual, Leung Chun-Ying. Pero el Gobierno había rechazado poner sobre la mesa de negociación su renuncia o la retirada de la propuesta de Pekín sobre reforma electoral.

Tras el anuncio de la suspensión de las negociaciones, el centro de Hong Kong volvió a ver anoche crecer el número de manifestantes. El diario South China Morning Post calculaba que cerca de 5.000 personas se encontraban en el área principal de las protestas, en los alrededores de la sede del Gobierno local. Los participantes en las sentadas disminuyeron esta semana, la segunda, después de que oficinas y escuelas reabrieran sus puertas tras varios días festivos. Tras la cancelación del diálogo, las organizaciones estudiantiles han convocado una nueva manifestación de protesta este viernes a las 19.30 (13.30 hora española).

La ruptura de las conversaciones coincide también con la apertura de una investigación sobre pagos por valor de 5 millones de euros a Leung por parte de una empresa australiana. El departamento de Justicia de Hong Kong ha encargado a los fiscales que investiguen si es necesario presentar cargos contra él. El grupo mediático australiano Fairfax Media ha publicado que la compañía UGL Limited pagó esta cantidad a Leung entre 2012 y 2013, aunque el acuerdo se firmó en diciembre de 2011, cuando compró la consultora inmobiliaria DTZ, que entonces empleaba al jefe del Ejecutivo como su director para Asia Pacífico antes de ocupar su actual cargo. Leung, que no había hecho público el dinero recibido, niega haber cometido ningún acto ilegal.

Sobre la firma

Es la corresponsal de EL PAÍS en Asia. Previamente trabajó en la agencia EFE, donde ha sido delegada en Pekín, corresponsal ante la Casa Blanca y en el Reino Unido. También ha cubierto conflictos en Bosnia-Herzegovina y Oriente Medio como enviada especial. Es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción