Honduras desbarata un emporio regional del narcotráfico

La cúpula del cartel de Los Valles fue identificada por EE UU como una organización criminal que combina brutalidad y corrupción

La organización de Los Valles, según el Departamento del Tesoro de EE UU.
La organización de Los Valles, según el Departamento del Tesoro de EE UU.

El cartel de Los Valles, enlace hondureño del cartel de Sinaloa, México, y uno de los principales emporios del narcotráfico y del “lavado” de dinero del Triángulo Norte de Centroamérica, fue desbaratado por unidades de la DEA—agencia antidroga de Estados Unidos—y de la Policía de Honduras, tras una intensa cacería en contra de sus cabecillas lanzada desde mediados de agosto.

En una persecución, agentes la DEA y un batallón policial arrestaron el pasado domingo, en un sector del occidente hondureño cercano a la frontera con Guatemala, a la poderosa cúpula del cartel de Los Valles: los hermanos Miguel Arnulfo (jefe del clan) y Luis Alonso Valle Valle, señalados por el Departamento del Tesoro de EE UU junto con otro de sus hermanos —José Reynerio, todavía en fuga— como “importantes narcotraficantes extranjeros”.

Un informe del Tesoro emitido el pasado mes de agosto reveló que Los Valles distribuyeron mensualmente decenas de miles de kilogramos de cocaína “directamente” en el mercado estadounidense. El documento les identifica como una organización criminal que “empleó una combinación de violencia brutal y corrupción pública” y les atribuye la ejecución de millonarias operaciones de “blanqueo” de dinero encubiertas en firmas cafetaleras, ganaderas y lecheras.

En una serie de operativos en septiembre, la Fuerza de Seguridad Institucional Nacional (Fusina) detuvo a dos mexicanos presuntamente ligados al cartel de Sinaloa -considerado como uno de los más peligrosos y poderosos de México- que estaban en negociaciones con representantes o herederos de Los Valles, en un aparente ajusta de las actividades por la fuga de los cabecillas de la familia. Un mexicano logró huir.

La penetración del cartel de Sinaloa en Honduras se agravó este año con una sangrienta y mortal guerra callejera de poderes criminales que estalló en marzo en el norte de ese país.

José Inocente, otro de los hermanos, fue detenido la semana pasada, mientras que una hermana (Digna Azucena) ya está recluida en una prisión estadounidense, acusada de conspirar para traficar drogas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

“La organización de traficantes de drogas de Los Valles es una de las más prolíficas de organizaciones de traficantes de narcóticos centroamericanas”, aseguró el reporte del Tesoro. “El grupo, encabezado por Miguel Arnulfo Valle Valle, es responsable de la distribución de decenas de miles de kilogramos de cocaína por mes directamente en Estados Unidos. La organización Los Valles emplea una combinación de violencia bruta y corrupción pública con el fin de mantener un bastión en su base de operaciones en Copán, Honduras”, añadió.

Limítrofe con Guatemala, el occidental departamento de Copán se convirtió en tierra bajo control de Los Valles, que contrataron a un conjunto musical de la zona para que compusiera un corrido en honor al hijo menor de Miguel Arnulfo.

Desde mediados de agosto, la Fiscalía General de Honduras y unidades militares y policiales desplegaron una fuerte batida en contra de Los Valles, con una serie de allanamientos para tomar control de más de medio centenar de lujosas residencias, establecimientos comerciales, un hotel, un restaurante, una empresa de televisión por cable y lotes, entre gran cantidad de bienes incautados a la familia.

El informe del Tesoro relató que el decomiso de las propiedades fue un seguimiento a la detención de la hermana, en julio pasado en EE UU, “por cargos federales de drogas”. El Tesoro también sancionó a cuatro empresas ligada a los hermanos Valle, en una acción que prohíbe a estadounidenses realizar transacciones financieros o comerciales con esas personas y permite congelar los activos que tengan bajo jurisdicción de EE UU.

Los hermanos “operan su organización criminal como un negocio familiar unido y ‘lavan’ sus ganancias de narcóticos mediante una red de empresas, incluyendo tres productoras de café en Hondura”, así como negocios de ganado y leche, precisó.

El ministro de Seguridad Pública de Honduras, Arturo Corrales, confirmó que los tres hermanos son extraditables a Estados Unidos. Por su cercanía con los centros de consumo y contrabando del norte de América, Honduras es una de las más importantes bases de las mafias mexicanas, colombianas y centroamericanas del narcotráfico internacional, como punto de recepción, almacenamiento y tránsito de más del 80% de la cocaína producida en Colombia y otros países de América del Sur que entra anualmente a EE UU.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS