Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un suicida mata a cinco policías en un atentado en la capital chechena

El terrorista atacó en la entrada de un concierto en Grozni durante el Día de la Ciudad

Reuters Live!

Cinco agentes de policía murieron y otros 12 resultaron heridos ayer en Grozni, la capital de Chechenia (territorio ruso en el norte del Cáucaso) de resultas de una explosión en el acceso a un concierto durante el Día de la Ciudad, según el Ministerio del Interior ruso, que atribuye el suceso a un terrorista suicida. La fiesta coincidía también con el 38 cumpleaños del líder checheno, Ramzán Kadírov, otro motivo de celebración local.

Las autoridades rusas identificaron al supuesto terrorista como Opti Mudárov, de 19 años, natural de Grozni, que hace dos meses habría abandonado su domicilio. Según Kadírov, el suicida se presentó armado con una pistola y se identificó como policía en el puesto de control, pese a lo cual los agentes le pidieron la documentación y comenzaron a registrarlo. Habría sido durante el registro cuando se produjo la explosión.

Tras la desintegración de la URSS en 1991, Chechenia fue escenario de dos guerras secesionistas que enfrentaron a dirigentes locales y las autoridades centrales rusas. La primera contienda comenzó en 1994 y se prolongó hasta 1996, cuando el Kremlin firmó los llamados acuerdos de Jasavyurt, que dieron una oportunidad a los secesionistas.

La segunda contienda, que permitió la consolidación de la popularidad de Vladímir Putin, se desarrolló, con altibajos, desde 1999 hasta 2003, año en que se aprobó en referéndum una constitución local por la cual Chechenia aceptaba someterse a Moscú y renunciaba al secesionismo. Con el tiempo, el conflicto con los independentistas de Chechenia desbordó los límites de ese territorio y se transformó en enfrentamientos con grupos islamistas radicales partidarios del Emirato del Cáucaso.

En los últimos años la violencia en la zona ha disminuido de forma radical. Sin embargo, el atentado de ayer recuerda que el peligro no se ha extinguido. En las valoraciones iniciales del incidente, las autoridades rusas parten del supuesto de que podía haber sido mucho peor si la explosión se hubiera producido en la sala de conciertos.

Según el ministro del Interior de Rusia, Vladímir Kolokoltsev, los policías “dieron su vida para salvar a miles de personas que habían ido al concierto”, según la agencia Itar-Tass. Kadírov, a su vez, manifestó que la fiesta continuaba y que los autores del atentado no habían logrado su propósito. Ajmat Kadírov, el padre de Ramzán y exlíder de Chechenia, pereció en un atentado el 9 de mayo de 2004 en un estadio de Grozni. Ajmat estuvo inicialmente en las filas de los independentistas y posteriormente tomó partido por Moscú.

La organización defensora de derechos humanos Memorial constata el descenso del número de víctimas de la violencia en Chechenia y entre las causas cita una mayor eficacia en la lucha contra el terrorismo y también la circunstancia de que los islamistas más radicales que combatían en el Cáucaso se encuentran ahora en Oriente Próximo.

El pasado 16 de abril se dio por finalizado el régimen contraterrorista que estaba vigente en Chechenia desde septiembre de 1999, lo que supone la retirada de 20.000 agentes del Ministerio del Interior destinados allí. No obstante, el régimen contraterrorista se restablece ocasionalmente para realizar operaciones policiales.

Entre los últimos incidentes registrados en Grozni, el servicio Kavkaz-uzel.ru cita la muerte por un disparo en la nuca de un policía miembro de una patrulla el 22 de junio pasado.