Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Karadzic niega que haya pruebas para condenarle por genocidio

El exlíder político serbobosnio asegura que no ordenó la tragedia de Srebrenica

Karadzic, durante su alegato final.

Radovan Karadzic, el exlíder político serbobosnio acusado de genocidio y crímenes de guerra y contra la humanidad perpetrados en la guerra de Bosnia (1992-1995) ha arremetido este miércoles contra la fiscalía del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) por “fabricar” el caso en su contra. El juicio llega a su fin, y el fiscal, Alan Tieger, le llamó el lunes mentiroso por haber negado su implicación en Srebrenica (8.000 varones musulmanes bosnios muertos por las tropas serbias), y Sarajevo (más de 10.000 víctimas en el sitio serbio de la capital bosnia, entre 1992-1996). Durante su turno final de alegaciones, Karadzic ha asegurado que “no existe una sola prueba que demuestre mi participación en el genocidio, la limpieza étnica y el terror desatado en Bosnia contra musulmanes y croatas por mi culpa, como dicen los fiscales”. “Lo que ellos han hecho es sentar en el banquillo a todo el pueblo serbio, que solo quería proteger lo suyo sin imponer su voluntad al resto”, ha añadido.

Aunque dispone de un equipo de asesores legales, Karadzic actúa como su propio defensor y ha subrayado que no piensa acusar a nadie. “Solo trato de concretar lo ocurrido, y es que hubo una guerra civil”. “Tieger me ha llamado monstruo y mentiroso, y yo podría hacer lo mismo y perder las formas. Pero no lo haré. Seguro que si él tuviera pruebas de sus acusaciones sería menos maleducado. Pero no las tiene. Ni una sola”.

A diferencia del exgeneral serbobosnio Ratko Mladic, su antiguo brazo militar, que responde de iguales crímenes y suele exaltarse cuando interviene, Karadzic aprovecha el autocontrol propio de su viejo oficio de psiquiatra. Ha leído sus notas con soltura, y en el alegato final remitido a los jueces, asegura hacerse “responsable moral de los crímenes cometidos por los serbobosnios”. Desde el banquillo de los acusados, sin embargo, ha afirmado que “ignora lo ocurrido en Srebrenica”. “Por eso no acuso a nadie de ese acto horrible”, ha puntualizado. En su opinión, las muertes de la ciudad bosnia “no fueron un genocidio”.

En su afán por presentarse como un político pacifista, Karadzic ha recordado que ya advirtió a Alija Izetbegovic - primer presidente de Bosnia y Herzegovina entre 1992 y 1996 - de los peligros de la secesión. “Él propuso dividir Bosnia y aplicar las leyes islámicas solo en la parte musulmana. Yo le dije que eso acarrearía cientos de miles de muertos”, ha asegurado. La guerra de Bosnia dejó más de 100.000 víctimas mortales y Karadzic se escondió en cuanto el TPIY le acusó de genocidio en 1995. Trece años después fue detenido. El juicio en su contra arrancó en 2009, y debe quedar visto para sentencia la próxima semana. La sentencia se espera para el verano de 2015.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >