Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama admite que EE UU subestimó la fuerza del Estado Islámico

El presidente reconoce que no se apreció que Siria se convertía "en la zona cero del yihadismo"

El mandatario considera que la crisis de Oriente Próximo ya es "un reto generacional"

Barack Obama, el sábado en Washington.
Barack Obama, el sábado en Washington. AFP

Como sucedió en Vietnam –sobrestimando a los survietnamitas e infravalorando al Vietcong, el espionaje de Estados Unidos subestimó el ascenso del autonombrado Estado islámico en Irak y Siria y confió erróneamente en la capacidad de las fuerzas de seguridad iraquíes para hacer frente a la amenaza que suponían los extremistas suníes.

En una entrevista emitida en la noche del domingo por el legendario programa de CBS ’60 Minutes’, el presidente Barack Obama admitió este error, citando a su director Nacional de Inteligencia, Jim Clapper, quien hace dos semanas reconoció que el espionaje estadounidense se había equivocado al valorar a la baja al EI.

“No fuimos capaces de prever que las fuerzas iraquíes en el norte del país colapsarían”, dijo Clapper el pasado 18 de septiembre en The Washington Post en referencia al avance yihadista. “No fuimos capaces de predecir su voluntad de luchar y eso es siempre un problema”, estableció Clapper. “No lo hicimos en Vietnam”, finalizó el director nacional de inteligencia estableciendo un paralelismo entre aquella guerra que transformó EE UU y el conflicto que ha devuelto a Obama a una zona y una contienda que creía dejadas atrás.

El presidente utilizó la admisión de fracaso de Clapper. “Es cierto, es absolutamente cierto”, dijo el mandatario. “Jim Clapper ha reconocido que yo creo que ellos [la comunidad de inteligencia] subestimaron lo que había estado pasando en Siria”, manifestó Obama.

Las declaraciones del presidente explican ahora, en parte, un comentario hecho por él a principios de año publicado en The New Yorker y que le han supuesto algunas críticas. En enero, el mandatario comparaba a los yihadistas del EI con un equipo canterano al decir al periodista David Remnick que por mucho que los aspirantes se pusieran la camiseta de Kobe Bryant eso no los convertía en los Lakers.

“Básicamente, lo que ha pasado con el EI fue que existía Al Qaeda en Irak, que era un grupo atroz, pero que nuestros marines fueron capaces de sofocar con la ayuda de las tribus suníes”, explicó el domingo el presidente en CBS al veterano periodista Steve Kroft. “Entonces desaparecieron, pero durante los dos últimos años, con el caos de la guerra civil en Siria, donde amplias partes del país están sin gobierno, fueron capaces de reconstruirse y utilizar ese caos en su favor”, analizó Obama.

Obama expuso en la entrevista con CBS que el Estado Islámico se reagrupó y reclutó combatientes extranjeros desde Europa, pasando por EE UU, Australia y otras partes del mundo musulmán, lo que se tradujo en que Siria se convirtió en el epicentro, “en la zona cero de los yihadistas de todo el mundo”.

En enero, Obama decía que el EI era como un equipo 'amateur'; que ponerse camisetas de Kobe Bryant, dijo, no los convertía en los Lakers

El mandatario declaró que los extremistas suníes han hecho uso de una campaña publicitaria a través de las redes sociales “muy inteligente” y que cuentan con cierta estructura militar tradicional al haberse unido a ellos cuadros del derrocado Ejército de Sadam Husein. Pero Obama no dejó interpretación a las intenciones que ahora tiene la Casa Blanca respecto al EI. “Tenemos que arrinconarles y reducir su espacio y perseguir a sus jefes y cortar su financiación y destruir sus armas y cortar su flujo de yihadistas extranjeros”, dijo.

En lo que fue muy enfático el presidente fue a la hora de declarar que EE UU no estaba librando otra guerra. “Estamos asistiendo a Irak en una batalla muy real que está teniendo lugar en su territorio, con sus tropas. Nosotros solo estamos aportando apoyo aéreo y lo hacemos además en nuestro propio interés”.

El presidente de la Cámara de Representantes no comulgaba con la estrategia de Obama. John Boehner declaraba el domingo por la mañana, horas antes de que se emitiese la entrevista con el presidente, que existe la posibilidad de que no se pueda entrenar a las fuerzas iraquíes para la lucha que es necesaria sobre el terreno. “Los soldados de alguien van a tener que estar ahí”, dijo Boehner, y cuando fue preguntado si las tropas norteamericanas debían de ser las que dieran un paso adelante si nadie más lo daba dijo: “No tenemos otra elección. Esta gente son bárbaros. Pretende asesinarnos y si no los destruimos antes vamos a pagar un precio por ello”.

Recordó que EE UU es clave para la coalición contra el yihadismo: "Cuando hay problemas en cualquier lugar del mundo, no llaman a Pekín o a Moscú, nos llaman a nosotros"

Sin abandonar la línea multilateral iniciada y de compromiso de los Gobiernos de la zona, Obama insistió en la implicación de más países en el conflicto así como la necesidad de lograr una solución política para que la paz pueda ser duradera. “Tenemos que llegar a soluciones políticas en Irak y Siria, en concreto, pero en Oriente Próximo en general”, declaró Obama. Para el mandatario, el mundo está ante “un reto generacional”, en el que debería ser más importante que un joven se preocupe por si tiene una buena educación que no por ser suní o chií.

Obama recordó una vez más el papel de EE UU como “nación imprescindible” dentro de la coalición internacional creada para combatir al EI “porque cuando hay problemas en cualquier lugar del mundo, no llaman a Pekín o a Moscú, nos llaman a nosotros”.