Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de kurdos sirios cruzan a Turquía huyendo de los yihadistas

Turquía abrió la frontera tras varias horas y protestas de la población local

Kurdos sirios aguardan, frente a soldados turcos, en la valla fronteriza en Suruc, el 19 de septiembre Ampliar foto
Kurdos sirios aguardan, frente a soldados turcos, en la valla fronteriza en Suruc, el 19 de septiembre REUTERS

Tras impedirlo el jueves y durante la mañana de este viernes, finalmente Turquía ha permitido que miles de kurdos sirios cruzaran la frontera hacia territorio turco huyendo del avance de la milicia yihadista del Estado Islámico (EI), según ha confirmado el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.

“Hemos recibido a 4.000 hermanos y esta cifra puede aumentar. Vamos a atender sus necesidades, ésta es una misión humanitaria”, dijo este viernes en rueda de prensa Davutoglu, que se encuentra de visita oficial en Azerbaiyán.

Durante la jornada del jueves y de este viernes, el EI ha tomado 24 poblados cerca de la localidad siria de Ayn El Arab (Kobane, en kurdo, y justo en la frontera con Turquía), en una región mayoritariamente kurda en el norte de Siria, según la cifra anunciada por el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos.

Habitantes de esta zona empezaron a acumularse el jueves en la frontera con Turquía a la altura del poblado turco de Dikmetas, cerrada por las autoridades. Esta mañana, las fuerzas de seguridad turcas usaron gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a habitantes del lado turco, también mayoritariamente kurdos, que protestaban y pedían la apertura del paso fronterizo, según informaron medios locales.

Turquía acoge ya alrededor de 1,3 millones de refugiados sirios, y esta semana las autoridades han señalado que están estudiando establecer una zona tapón en el lado sirio de la frontera entre ambos países. Davutoglu también ha anunciado que, a partir de ahora, Ankara va a priorizar la entrega de ayuda humanitaria en el lado sirio.

Ofensiva yihadista en el norte de Siria

Ante el avance de los yihadistas del EI hacia Ayn El Arab, la milicia local kurda, conocida como las Unidades de Protección Popular (YPG, en kurdo), hizo un llamamiento a otros grupos armados kurdos de la región para que acudieran a apoyarla militarmente, incluido el del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, en kurdo).

El PKK, considerado muy cercano a las YPG, se alzó en armas contra Ankara en 1984, aunque ahora mismo ambas partes están negociando un proceso de paz y la milicia kurda ya se encuentra en el norte de Irak participando en la lucha contra el EI. Turquía, la Unión Europea y Estados Unidos consideran el PKK una organización terrorista.

En los últimos meses, los yihadistas del Estado Islámico han ocupado parte del noreste de Siria y del norte de Irak. El EI ha declarado un Califato en estos territorios, en los que ha impuesto un régimen radical, según su propia interpretación del islam suní, en el que personas de minorías étnicas o de creencias diferentes han sido ejecutadas o esclavizadas.

El mes pasado, Estados Unidos empezó a bombardear posiciones del EI en Irak y, en las últimas semanas, ha formado una coalición internacional contra los yihadistas. Turquía forma parte de este grupo pero ha insistido en que no participará en operaciones militares contra el EI, que mantiene a al menos 46 rehenes turcos en la ciudad iraquí de Mosul. Analistas han señalado que, entre las razones por las que Turquía no quiere un papel activo, el Gobierno quiere evitar beneficiar precisamente a grupos como las milicias kurdas del PKK y las YPG, así como al régimen sirio del presidente Bachar El Asad, al que consideran enemigo de Ankara.