Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado Islámico muestra un vídeo del rehén británico John Cantlie

Secuestrado en 2012, comparece solo y denuncia a Reino Unido y EE UU por no pagar rescates

Captura de pantalla del vídeo Ampliar foto
Captura de pantalla del vídeo AFP

El grupo extremista suní Estado Islámico (EI) difundió este jueves un vídeo en foros yihadistas en el que el periodista británico secuestrado en Siria John Cantlie critica a los Gobiernos de Estados Unidos y de Reino Unido por no negociar las liberaciones de sus ciudadanos, "que son abandonados".

Ataviado con un traje naranja y en aparente buen estado de salud, Cantlie afirma que algunos Gobiernos europeos sí han negociado con el EI la liberación de sus ciudadanos retenidos. El reportero, que trabajó para importantes medios británicos, dice sentirse "abandonado" por su Gobierno y afirma que su vida está "en manos del Estado Islámico".

Bajo el título 'Lend me your ears' ('Préstenme su atención'), el vídeo de unos tres minutos muestra al periodista sentado frente a una mesa y con un fondo negro. Tras presentarse, Cantlie señala que llegó a Siria en noviembre de 2012, donde fue capturado por el Estado Islámico. El reportero anuncia una serie de "programas" en los que mostrará al público "la verdad".

John Cantlie ha trabajado para importantes medios británicos como el Sunday Times y el Sunday Telegraph. Antes de su secuestro, Cantlie y el fotógrafo holandés Jeroen Oerlemans fueron tomados presos por un grupo armado yihadista el 19 de julio de ese mismo año en Siria, cerca de la frontera con Turquía. Siete días después, ambos periodistas fueron liberados. Oerlemans contó al New York Times que Cantlie y él se encontraban en una tienda de campaña con los ojos vendados cuando un grupo de hombres irrumpió a voces. "Gritaban, '¿cuánto tiempo lleva pasando esto? Es un ultraje'. Luego se dirigieron a nosotros y nos dijeron 'sois libres'". Oerlemans asumió que los hombres que intervinieron a su favor eran del Ejército Libre Sirio, una de las primeras facciones en levantarse en armas contra el régimen de El Asad en 2011.

Cantlie contó a los medios que sus secuestradores les amenazaron con la muerte si no se convertían al Islam. Después de un primer intento de fuga, los captores dispararon a Cantlie en el brazo y a Oerlemans en la pierna. Tras su liberación, Cantlie contó al Sunday Times que el grupo que le mantenía preso estaba integrado de varias nacionalidades: chechenos, paquistaníes, bangladesíes, varios británicos y ningún sirio. El periodista señaló que entre los 30 milicianos, los británicos destacaban por su trato cruel a los rehenes. Cantlie relató que un hombre, que aseguraba haber sido un empleado en un supermercado en Reino Unido, le amenazaba de muerte, acusándole de trabajar para el MI5 y el MI6 (las agencias de inteligencia británicas).

El nuevo vídeo del Estado Islámico en el que muestra al rehén John Cantlie se produce solo unos días después de que en la noche del pasado 13 de septiembre difundieran otra grabación en la que mostraban el asesinato del cooperante británico David Haines, que había sido secuestrado en Siria el pasado año. El grupo yihadista advirtió que la próxima víctima será otro rehén británico, Alan Henning.