_
_
_
_

La OEA define una hoja de ruta ante los nuevos desafíos de la región

Para el secretario general Insulza, la clave está en “priorizar” los mandatos de los Estados

Silvia Ayuso
El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza
El secretario general de la OEA, José Miguel InsulzaEFE

La Organización de Estados Americanos (OEA) dio este viernes un paso clave en sus intentos de trazar una “hoja de ruta” que la haga más eficiente y le permita seguir siendo relevante en una región que ha sufrido profundos cambios en los últimos años, y que cuenta además con nuevos bloques que han llegado a poner en duda la necesidad misma de que siga existiendo este organismo hemisférico.

Reunidos en una Asamblea General extraordinaria en Washington, los Estados miembro aprobaron por aclamación una resolución que fija las “orientaciones y objetivos de la visión estratégica” de la OEA.

Algo que se traduce, en palabras del secretario general del organismo, José Miguel Insulza, en una “definición clara y precisa de los principios y objetivos que deben orientar las labores de la OEA, para que ésta se sitúe a la altura de las responsabilidades que la historia le ha impuesto y que todos tenemos la obligación de cumplir”.

En un discurso previo a la discusión de la resolución y su aprobación, Insulza aseveró que este esfuerzo no procede de “ninguna crisis o pérdida de rumbo” de la OEA, puesto que “a pesar de aquellas voces que proclaman a cada rato su obsolescencia, sigue siendo el referente internacional principal del debate político y la cooperación entre todos los países de América”.

Además, subrayó, el objetivo “no ha sido inventar una nueva OEA dentro de un laboratorio, sino sincerar la relación entre nuestros objetivos estratégicos, aquellos valores que compartimos como organización política hemisférica y la forma de organizar, financiar y controlar nuestras actividades”.

Para ello, la resolución que pone fin a la etapa de debates y preparativos y abre la de toma de decisiones que marquen realmente un cambio en la organización, subraya la importancia de “priorizar mandatos”, el eterno problema de una OEA que no para de recibir encomiendas de sus Estados miembros sin recibir para ello mayor financiación o capacidades.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

El documento prevé la elaboración de un “plan estratégico integral cuatrienal” que establezca claramente “planes de trabajo” para cada uno de los cuatro “pilares” del trabajo del organismo: democracia, derechos humanos, desarrollo integral y seguridad multidimensional.

Ordena asimismo el “diseño de herramientas y mecanismos de mejora de la gestión” de la OEA, así como el establecimiento de “mecanismos de evaluación” de los avances.

El encargado del grupo de trabajo que durante el último año ha dirigido los debates sobre la “visión estratégica”, el embajador mexicano Emilio Rabasa, definió el proyecto como “una larga carrera cuyo objetivo es fortalecer a la Organización para los desafíos que vienen en este siglo”.

Los planes sin embargo están aún por concretarse, puesto que la resolución no llega tan lejos como para decir cuáles deben ser esas herramientas o cómo tienen que desarrollarse los planes estratégicos.

“Ahora falta lo concreto (…) la parte más difícil”, reconoció Insulza en conversación con periodistas. “El valor que tiene esto es que ya pone a todos lo s Estados miembros en la evidencia de que ya no hay mucha más discusión preliminar ni debate general que realizar, ya hay que entrar a tomar decisiones”, señaló. Pero no escondió que la concreción de esta última fase será algo que probablemente sólo verá su sucesor, que será elegido a comienzos del año próximo.

Su deseo: “Que por lo menos el próximo secretario se encuentre ya con algunas decisiones adoptadas”.

Sobre la firma

Silvia Ayuso
Corresponsal en Bruselas, después de contar Francia durante un lustro desde París. Se incorporó al equipo de EL PAÍS en Washington en 2014. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera en la agencia Efe y continuó en la alemana Dpa, para la que fue corresponsal en Santiago de Chile, La Habana y Washington.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_