Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un asesor de Peña dimite por nexos con la empresa energética Iberdrola

El alto cargo del Gobierno mexicano Ramírez Stabros presenta su renuncia por un problema de incompatibilidades

Jesús Ramírez Stabros quien dimitió este miércoles
Jesús Ramírez Stabros quien dimitió este miércoles EFE

Jesús Ramírez Stabros, un alto cargo del Gobierno mexicano, presentó este miércoles su renuncia por un presunto problema de incompatibilidades. El político compaginó durante un tiempo su cargo público en la administración de Enrique Peña Nieto con el de asesor externo de la empresa energética Iberdrola México.

Ramírez Stabros, cuyo cargo oficial es el de coordinador de Vinculación de la Presidencia, presentó su dimisión en una carta en la que pedía a la Secretaría de la Función Pública, la encargada de investigar las incompatibilidades de los funcionarios, que esclarezca “de forma transparente y contundente” si existió conflicto de intereses en su caso. “Estoy convencido”, se puede leer en el documento, “que mi conducta ha sido en todo momento apegada a derecho. Sin embargo he tomado la decisión personal de presentar mi renuncia”. El Gobierno no ha hecho, por el momento, ninguna declaración al respecto.

El caso Stabros&Iberdola, como ha sido publicitado en redes sociales, lo desencadenó la denuncia de un particular español llamado Miguel Gallardo. Por teléfono desde Madrid, cuenta que lleva unos meses investigando la supuesta corrupción en el sector energético y que, fruto de esas indagaciones, descubrió la doble función que estaba llevando a cabo el funcionario mexicano. El también criminólogo, presente en otras muchas causas judiciales, como una denuncia a Google por temas de privacidad, interpuso el 26 de agosto una denuncia en la Audiencia Nacional y en la Fiscalía Anticorrupción española que tuvo eco en algunos medios mexicanos. Esa demanda se extendió a la fiscalía local, la PGR, sin que se conozca por el momento el resultado de las investigaciones.

Ramírez Stabros se encargaba de promover las relaciones institucionales de la Presidencia con organizaciones e instituciones públicas y privadas. Su función, según la página web del Gobierno, era la de atender las solicitudes y peticiones de grupos sociales pero su trabajo más concreto ha tenido que ver con servir de enlace del presidente con los diputados y senadores que han aprobado las reformas de Peña Nieto, que significarán una serie de cambios estructurales en el país. A su vez asesoraba a una empresa privada, Iberdrola, puesto al que accedió en julio de 2013 y al que renunció en junio de este año. Fue líder de la poderosa asociación de pilotos aviadores, secretario particular de Enrique Jackson en el DF, diputado federal, y diputado local en San Luís Potosí, su lugar de nacimiento. Siempre bajo el paraguas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), la formación que estuvo en el poder durante 70 años y regresó en 2012 después de un paréntesis de 12, Ramírez Stabros llegó a ocupar un cargo cercano al del presidente.

La incompatibilidad en el cargo fue denunciada por un particular español que dice investigar a las empresas energéticas

El acceso a la cúpula del Gobierno que tenía Ramírez Stabros, al que se puede considerar un secretario de Estado, podía confundirse, según la oposición, con su labor en el sector privado, sobre todo en esta época en la que se ha aprobado la reforma energética, una medida que facilita a las empresas la explotación de hidrocarburos y otras fuentes de energía que hasta ahora estaban en manos estatales. El senador del PRD —izquierda— Benjamín Robles había pedido hace una semana que se investigara este presunto “tráfico de influencias y conflicto de interés”. La renuncia del funcionario después de que se haya hecho pública su duplicidad fue anticipada por la cadena de radio MVS.