Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los yihadistas de Boko Haram continúan su avance en el noreste de Nigeria

La milicia se apodera de una localidad cerca de Maiduguri, lugar de un cuartel militar estratégico

Un campo de refugiados internos, gestionado por el Gobierno, en Wurojuli, Estado de Gombe, el 1 de septiembre Ampliar foto
Un campo de refugiados internos, gestionado por el Gobierno, en Wurojuli, Estado de Gombe, el 1 de septiembre REUTERS

El grupo islamista Boko Haram se ha hecho con el control de gran parte de la localidad nororiental de Bama, a 70 kilómetros de la capital del Estado de Borno, tras varias horas de intensos combates contra el Ejército, según el testimonio de residentes citados por France Presse y Reuters.

Las fuerzas de seguridad del Gobierno repelieron un primer asalto el lunes pero los milicianos volvieron en mayor número. Un soldado nigeriano que participó en la defensa de Bama aseguró a la agencia Reuters que los insurgentes cargaron contra un cuartel utilizando armas pesadas e incluso vehículos blindados. Tras pedir refuerzos, aviones del Ejército bombardearon la zona indiscriminadamente, matando a soldados y milicianos, según asegura la misma fuente.

El senador del Estado de Borno Ahmed Zannah aseguró al servicio de la BBC en hausa (idioma local) que el Ejército tuvo que abandonar la zona después del ataque aéreo, que destruyó el cuartel. Un portavoz del Gobierno nigeriano rechazó hacer comentarios a Reuters sobre los hechos en Bama aunque fuentes de seguridad citadas por la agencia de noticias hablan de bajas significativas en ambos bandos y de la huida de al menos 5.000 personas de la ciudad.

La avanzadilla de la milicia islamista en el noreste ha llevado a las autoridades a adelantar el toque de queda en la ciudad de Maiduguri, capital del Estado de Borno y emplazamiento de un cuartel estratégico del Ejército. La semana pasada, el líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, declaró la fundación de un califato y la implantación de la ley islámica en las localidades bajo su control en el noroeste de Nigeria.

La insurgencia de Boko Haram ha llevado al Gobierno a mantener el estado de emergencia en los estados norteños de Borno, Adawama y Yobe desde mayo de 2013. El grupo islamista, que captó la atención e indignación internacional tras el secuestró a más de 200 alumnas en abril, ha asesinado a más de 3.000 personas en este año, y a más de 12.000 desde 2009, según los cálculos del Gobierno nigeriano.

La Unión Africana busca fondos para combatir el yihadismo

En el frente diplomático, los estados miembros de la Unión Africana (UA) han propuesto este martes crear un fondo especial para reunir dinero con el objetivo de luchar contra la amenaza de los grupos islamistas, que se han hecho fuertes en partes de Nigeria y Somalia.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, ha indicado que los países africanos deberían estar juntos contra la amenaza de Boko Haram y la secta islamista Al Shabab, que opera en Somalia pero realiza incursiones transfronterizas en territorio keniano. De hecho, Kenia ha sido objeto de atentados terroristas desde que, en octubre de 2011, su Ejército entrara en Somalia debido a una oleada de secuestros en suelo keniano que atribuyó a la milicia islamista somalí Al Shabab. Actualmente las tropas kenianas han sido absorbidas dentro de la misión de paz de la Unión Africana en Somalia (AMISOM).

"Ningún Estado puede acabar con esta amenaza de forma individual", ha declarado el mandatario. "Es particularmente preocupante que en África las organizaciones terroristas hayan crecido tanto en términos de números y capacidad", ha subrayado.

El presidente de Chad, Idriss Deby, flanqueado en la rueda de prensa por Kenyatta, y el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, no ha dado detalles sobre quién va a contribuir al fondo ni sobre cómo se va a utilizar el dinero recaudado. La idea del fondo, propuesta por el presidente keniano, será debatida en la siguiente reunión general de la UA.

Además de los propios africanos, es posible que algunos países occidentales contribuyan al fondo para luchar contra el terrorismo, pues naciones como Estados Unidos o Arabia Saudí llevan muchos años dando dinero, armamento y entrenamiento a los estados africanos para que acaben con las organizaciones islamistas, destaca la agencia Reuters.

Por otro lado, los servicios de inteligencia estadounidenses han anunciado este martes que intentan determinar si han acabado con la vida del líder de la milicia radical islámica somalí Al Shabab, Ahmed Abdi Godane, en un ataque con aviones no tripulados en territorio somalí el lunes. Esta milicia islamista se atribuyó el ataque en 2013 contra el centro comercial Westgate de Nairobi (Kenia).