Evo Morales se desmarca de sus opositores en la carrera electoral

El presidente de Bolivia arrasa en una encuesta de intención de voto realizada a más de 2.000 ciudadanos

Evo Morales, presidente de Bolivia, en una sede de campaña en Cochabamba.
Evo Morales, presidente de Bolivia, en una sede de campaña en Cochabamba.EFE

El binomio del partido gubernamental de Evo Morales ganaría las elecciones generales en Bolivia con un 56%, según una encuesta sobre la tendencia de voto realizada por el periódico local El Deber de Santa Cruz. A poco más de 50 días de los comicios, su inmediato opositor, Samuel Doria Medina, solo ha alcanzado un 17%. El sondeo se realizó entre el 5 y el 23 de agosto y fueron consultados más de 2.000 ciudadanos de 93 municipios.

De acuerdo al mismo estudio de opinión, el 85% de los entrevistados cree que Morales ganará, por tercera vez desde 2006, las elecciones generales del 2014. Aunque sólo el 59% quisiera que Morales se prorrogue por otro mandato de cinco años. En los comicios del 12 de octubre se elegirá también a 27 senadores y 130 diputados para conformar la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Más información
Evo Morales: arrasar es la consigna
Bolivia celebrará sus elecciones presidenciales el 12 de octubre
Bolivia promulga la ley que permite a Morales concurrir a un tercer mandato
Editorial: Reelección polémica

Pero lo que está realmente en disputa es la mayoría de dos tercios en el Senado, según los analistas políticos entrevistados por la prensa local. La Cámara Alta decidirá la reforma de la Constitución que, entre otras cosas, pretende aprobar la elección indefinida del presidente del Estado; la reforma del sistema judicial y el mecanismo autonómico de las nueve regiones.

La Conferencia Episcopal ha criticado el uso de recursos públicos “con una clara intencionalidad de reconocimiento y de prolongación en las esferas de poder” bajo el falso dilema entre “gestión pública y propaganda política”. En un documento, la Iglesia enfatiza en la desigualdad de posibilidades entre el candidato oficialista y los otros contrincantes. Asimismo, ha señalado los insultos y descalificaciones entre los candidatos: “Ese comportamiento no contribuye en nada a la demanda ciudadana de información y de propuestas electorales serias”.

El partido de Morales cuenta de inicio con el aporte monetario de sus seguidores incondicionales y de funcionarios públicos
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El Gobierno considera que el Clero está haciendo, una vez más, "la guerra sucia contra el presidente Evo Morales", así lo ha afirmado la ministra de Comunicaciones, Amanda Dávila.

Los otros cuatro rivales siguen demasiado lejos de los favoritos en una campaña muy desigual. Estos no aparecerán en los medios de comunicación hasta el 12 de septiembre y tampoco disponen de los recursos económicos para financiar la estrategia de captación de voto ciudadano. Además, no cuentan con la presunta parcialidad  del Tribunal Supremo Electoral a favor de Morales, denunciada reiteradamente por los adversarios políticos del presidente ante el mismo tribunal y en organismos internacionales.

El partido de Morales, el Movimiento Al Socialismo (MAS), cuenta de inicio con el aporte monetario y en especie de sus seguidores incondicionales: los 79.000 productores de hoja de coca de Los Yungas de La Paz (34.000 cocaleros) y del Chapare de Cochabamba (42.000) que han comprometido la entrega de 110.000 libras de hoja de coca (alrededor de 55 toneladas), el equivalente en promedio a 3.850.000 bolivianos (unos 506.700 dólares). Por su parte, los funcionarios públicos aportan voluntariamente una parte de su salario para el partido y el proselitismo electoral.

Unidad Democrática (UD) y el Movimiento Sin Miedo han denunciado que se están gastando millones de bolivianos de las arcas públicas en la propaganda electoral encubierta en publicidad institucional.

“El MAS ha gastado un millón y medio de dólares en campañas proselitistas, pese a estar prohibido por el Tribunal Supremo Electoral y ha generado un monopolio en los medios de comunicación”, se lamenta el candidato a senador por Santa Cruz de UD, Pablo Klinsky, en declaraciones a la prensa local.

En el otro extremo del financiamiento se encuentra el Partido Verde del candidato indígena Fernando Vargas, que no llega ni al 1% en la tendencia de votos de la encuesta. Su equipo trabaja duro para recaudar algún dinero. En Cochabamba, por ejemplo, los simpatizantes vendieron emparedados de pollo y aguacate y jugos naturales durante los desfiles y lograron reunir 500 bolivianos (66 dólares), para imprimir volantes con la semblanza biográfica de sus candidatos.

El contrincante con mayor ventaja, pero todavía a una distancia de 39 puntos del favorito, es Samuel Doria Medina, que tiene la mayor parte de su respaldo en Beni, Tarija, Santa Cruz y Cochabamba. Con respecto al tercero, el ex presidente Jorge Tuto Quiroga, ha remontado en la tendencia de votos en detrimento del candidato Juan del Granado del Movimiento Sin Miedo. Pero ni siquiera los dos juntos consiguen atraer el 10% de las preferencias de voto de los encuestados.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS