Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un terremoto sacude Chile

Un seísmo de intensidad 6,4 en la escala de Richter afecta a Santiago y en la zona central del país

Afectados por el terremoto de Santiago (Chile)
Afectados por el terremoto de Santiago (Chile) REUTERS

Un fuerte y prolongado terremoto de intensidad 6,4 en la escala de Richter se ha sentido esta tarde en la zona central de Chile, a las 18,33 hora local, provocando cortes de electricidad y el colapso de las comunicaciones, sobre todo la de telefonía móvil. De acuerdo a la información de la Oficina Nacional de Emergencia, el seísmo tuvo su epicentro 37 kilómetros al norte de Valparaíso, a 100 kilómetros de Santiago, que este fin de semana enfrenta una fuerte lluvia.

El movimiento telúrico es uno de los de mayor intensidad que se ha sentido en la capital chilena desde la madrugada del 27 de febrero de 2010, cuando un terremoto de 8,8 grados afectó la zona centro y sur de Chile y un tsunami causó la muerte de 156 chilenos. Las autoridades han descartado la alerta de maremoto en las ciudades costeras y hasta ahora no se han informado sobre víctimas fatales ni daños materiales de gravedad. Unos 100.000 usuarios del área metropolitana de Santiago se quedaron sin luz, pero el servicio se ha repuesto en un 95%.


El seísmo ha afectado siete regiones de Chile, desde Coquimbo y hasta la Araucanía, y ha tenido algunas réplicas menores. El metro de Valparaíso ha suspendido sus servicios y en algunos centros comerciales de la región, altamente concurridos los fines de semana, se han producido algunos incidentes menores como el desprendimiento de techos. El intendente de Santiago, Claudio Orrego, ha señalado a Televisión Nacional que la capital chilena ha resistido de buena forma el terremoto, aunque ha reconocido las fallas en las comunicaciones.

Chile es un país sísmico y la infraestructura privada y pública está preparada para enfrentar movimientos telúricos de magnitud. La población también está educada para actuar en el caso de emergencias, sobre todo después del terremoto de 2010. El seísmo de este sábado, sin embargo, ha provocado el habitual nerviosismo ante este tipo de eventos. Las autoridades se han movilizado, los medios de comunicación han cortado sus transmisiones habituales y la ciudadanía ha quedado en estado de alerta ante eventuales réplicas, anunciadas por los expertos.