Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duelo nacional en Guatemala por la muerte de cinco militares

El Ejército rinde honores a sus oficiales fallecidos en un accidente de helicóptero

El jefe del Estado Mayor de la Defensa es una de las víctimas

Los féretros de los militares fueron recibidos con honores por las fuerzas aéreas.
Los féretros de los militares fueron recibidos con honores por las fuerzas aéreas.

Guatemala amaneció este jueves con las banderas a media asta. No solo en las instituciones castrenses, sino en todos los edificios oficiales. El presidente, Otto Pérez Molina, decretó tres días de duelo nacional por la muerte este miércoles de cinco oficiales de alto rango, entre los que se encontraba el jefe del Estado Mayor de la Defensa, el general Rudy Ortiz.

El duelo nacional sorprendió incluso en las filas castrenses. "Este tipo de honores suelen ser algo interno del ejército. Es una muerte que afecta al alto mando de la institución. Es un duelo nuestro", dijo a EL PAÍS un coronel en situación de retiro, que pidió el anonimato.

Para el analista Manuel Conde Orellana, este tipo de declaración oficial obedece, fundamentalmente, a la necesidad del presidente Pérez Molina, general retirado, de congraciarse con sus compañeros de armas, ya que su prestigio en ese círculo ha caído en picado. "Es una decisión de carácter político. Una manifestación dirigida al Ejército. El presidente necesita mandar ese mensaje para mejorar su imagen dentro de la institución", afirma Conde.

La declaración de duelo nacional es una estrategia del presidente para mejorar su imagen dentro del ejército

Manuel Conde Orellana, analista político

El experto atribuye ese desprestigio del otrora hombre fuerte dentro de las filas castrenses a "las complacencias y alcahueterías" del mandatario hacia sus amigos e inversores de campaña. "Cuando el poder político penetra en el ejército, la institución pierde su naturaleza jerárquica, de antigüedades y grados, y se sustituye por la compadrería", subraya Conde.

Para el Ejército, la pérdida del jefe del Estado Mayor de la Defensa es un duro golpe, en la medida en que es uno de los tres altos cargos del país: está el presidente, como comandante general, el ministro de Defensa, y el jefe del Estado Mayor, que es el equivalente en otros países al Estado Mayor Conjunto. Por ello, para que no cunda la sensación de que la línea de mando se ha roto, el nombramiento del sustituto es urgente.  

Los cuerpos de los cinco oficiales fueron trasladados a la capital guatemalteca al filo de la medianoche del miércoles, el retraso se debió a las dificultades de acceso a la zona del accidente. A su llegada a los hangares de la Fuerza Aérea Guatemalteca (FAG) recibieron los primeros honores y estos han continuado durante toda la jornada del jueves.

Más información