Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa defiende que la comunidad internacional pare a los yihadistas

Francisco defiende que es legítimo intervenir ante una "agresión injusta"

Le Papa defiende que la comunidad internacional pare al EI. Reuters Live!

El papa Francisco defendió el lunesque la comunidad internacional está legitimada para parar la agresión del Estado Islámico (EI) en Irak, aunque precisó que no corresponde a una sola nación decidir cómo actuar. En el avión que le llevaba de regreso al Vaticano desde Seúl, el líder espiritual de los católicos también se mostró dispuesto a viajar a Irak si eso fuera útil.

“En los casos en los que hay una agresión injusta, sólo puedo decir que es legítimo parar al agresor injusto”, respondió Francisco a una pregunta sobre los bombardeos de EE UU a los milicianos del EI, según la transcripción de Reuters.

El Papa matizó que con “parar” no quería decir “bombardear o hacer la guerra” sino que la comunidad internacional debe evaluar cómo frenar al agresor. También subrayó que “una nación sola no puede juzgar cómo hacerlo”, y consideró que Naciones Unidas es el foro adecuado.

La conquista por el EI de amplias zonas de Siria e Irak, donde ha proclamado un califato, se ha ensañado con todos aquellos que no comparten su intolerante versión del islam suní, y afectado especialmente a las minorías no musulmanas, entre ellas los cristianos.

Mientras tanto, sobre el terreno la recuperación de la presa de Mosul se probaba más difícil de lo esperado. Las fuerzas de defensa kurdas (peshmergas) siguieron combatiendo el lunes en torno a las instalaciones, aunque a última hora parecían tener la central hidroeléctrica bajo control. Se trata del mayor revés causado a los yihadistas desde que en junio lanzaran la ofensiva que les ha permitido hacerse con un tercio de Irak.

“Acabo de hablar con el jefe de las fuerzas especiales y me ha confirmado que controlan la presa”, declaró anoche Hemen Hawrami, consejero del presidente kurdo.

Sus palabras zanjaban una jornada de declaraciones y contradeclaraciones respecto a la situación en esa planta que abastece de agua y electricidad a tres millones de personas en Mosul y alrededores. Aunque algunos responsables la daban ya por recuperada desde la víspera, los jefes militares sobre el terreno se mostraban más prudentes en sus declaraciones a los periodistas empotrados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >