Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NAWZAD HADI | Gobernador de Ebril

“La solución al avance yihadista está en la formación del nuevo Gobierno en Bagdad”

El político asegura que Kurdistán no declarará la independencia pero reclamará un referéndum sobre Kirkuk

“Si el Estado Islámico se queda en Mosul, los desplazados no podrán volver a sus hogares”, advierte el gobernador de Erbil, Nawzad Hadi, preocupado por las necesidades del medio millón de personas que se han refugiado en el Kurdistán iraquí desde junio, 90.000 de ellas en la provincia que dirige. Y aunque solicita más ayuda internacional para atenderlas, subraya que “sólo los [árabes] suníes pueden echar a los yihadistas” de los terrenos que han conquistado. 

“Si nuestras fuerzas [los peshmerga] entraran en Mosul, sería una matanza”, asegura Hadi durante una entrevista con EL PAÍS en su despacho al pie de la Ciudadela. Para este veterano miembro del Partido Democrático del Kurdistán (PDK), “la solución está en Bagdad”, en el proceso de formación del nuevo Ejecutivo. “Tiene que ser rápido y contar con la participación de todos los grupos; si los suníes se sienten parte del Gobierno, los yihadistas tendrán muy difícil quedarse”, defiende.

El problema es que los suníes, a diferencia de los kurdos, no están unidos. De momento, considera esperanzador que algunos jefes tribales hayan mostrado su disposición a participar en el Gabinete que trata de formar Haider al Abadi, aunque sea con condiciones. Mientras tanto, el gobernador de Erbil pide una conferencia de donantes porque aunque la comunidad internacional ha empezado a enviar ayuda, resulta insuficiente.

“El Gobierno regional de Kurdistán ya ha asignado 22 millones de dólares [unos 16,5 millones de euros] para la crisis. Pero hay 250.000 personas que aún están en las calles; se necesitan más campamentos, atención médica, educación… No pueden volver a sus pueblos, donde los vecinos árabes los odian. Necesitan garantías. Apoyo a largo plazo”, señala Hadi.

El Gobierno kurdo también ha pedido ayuda militar. Y niega que el Kurdistán se vaya a declarar independiente. “Cuidamos de nuestros intereses, sin duda, pero eso no significa que los kurdos vayamos a separarnos”. Y sus intereses pasan por la puesta en práctica del artículo 140 de la Constitución, que establece la celebración de un referéndum sobre Kirkuk y el resto de los territorios que reclaman como parte de Kurdistán.

Hadi confirma que esa es la prioridad que lleva a Bagdad la delegación kurda (integrada por los cinco principales partidos de la región) que va participar en las conversaciones para formar Gobierno. Los peshmerga “por supuesto” van a quedarse en las zonas que han asegurado tras la huida del Ejército iraquí. “Son zonas kurdas; la gente que ha huido de ellas se ha refugiado aquí porque son parte de la región”.

Más información