Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN acusa a Rusia de acumular en la frontera con Ucrania 20.000 soldados

La alianza y Estados Unidos advierten de una posible operación directa de Moscú en el este

Soldados ucranios en un puesto de control en la ciudad de Debaltseve, cerca de Donetsk Ampliar foto
Soldados ucranios en un puesto de control en la ciudad de Debaltseve, cerca de Donetsk REUTERS

Nuevo movimiento de tropas rusas en la frontera ucrania. La OTAN ha cuantificado este miércoles en 20.000 el número de efectivos militares acumulados por Rusia en el límite entre ambos países y ha advertido de la posibilidad de que Moscú intente una operación directa en el este de Ucrania "con el pretexto de una acción humanitaria o para el mantenimiento de la paz en la zona", asegura una portavoz. El número de soldados rusos desplegados se disparó hasta 40.000 en abril. A principios de junio, el total de efectivos identificados por la OTAN había caído hasta el millar pero, desde entonces, el Gobierno de Vladímir Putin ha vuelto a reforzar su presencia militar en la región. El Ministerio de Defensa ha negado las acusaciones de la OTAN, a la que ha acusado de “improvisar”.

Estados Unidos coincidió este miércoles con el diagnóstico de la OTAN. Desde Alemania el secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, advirtió que el incremento de las tropas rusas apostadas en la frontera con Ucrania acrecienta el riesgo de una invasión rusa de ese país, informa AP.

Preguntado por las palabras de Hagel y si se plantea reconsiderar su rechazo a proporcionar ayuda letal al Ejército ucranio, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, evitó valorar directamente el riesgo de invasión, dijo que por el momento no ha sido necesaria esa ayuda pero deslizó que la situación podría ser distinta si el panorama se deteriora. “Si empiezas a ver una invasión por parte de Rusia es obviamente un diferente tipo de preguntas. Aún no estamos allí”, afirmó en una rueda de prensa en Washington tras subrayar que el Ejército ruso es “mucho mayor” que el ucranio.

Obama reitera el rechazo a entregar ayuda letal a Ucrania, pero insinua que el diagnóstico podría ser distinto si tiene lugar una invasión rusa

Obama recordó que EE UU ha proporcionado asistencia humanitaria y de seguridad fronteriza al Gobierno de Kiev y que de momento no ha sido necesario conceder ayuda letal, como armamento, porque el Ejército ucranio es superior a las fuerzas de los rebeldes prorrusos. “Continuaremos trabajando con ellos en evaluar qué necesitan exactamente para que puedan defender su país y hacer frente a los elementos separatistas. Pero lo mejor que podemos hacer por Ucrania es tratar de volver a la vía política”, sentenció.

La OTAN considera que los 20.000 efectivos desplegadas por Moscú en la frontera ucrania —que incluyen aviones, tanques, infantería, artillería, sistemas de defensa antiaérea, especialistas en logística y fuerzas especiales— están "preparadas" para una acción de combate.

"No vamos a especular sobre las intenciones de Rusia pero nos preocupa ver lo que está haciendo sobre el terreno", ha subrayado este martes una portavoz de la organización transatlántica. "Esta acumulación de tropas intensifica la tensión y socava los esfuerzos encaminados a encontrar una solución diplomática a la crisis. Es peligroso", ha añadido.

La advertencia de la OTAN sobre una posible operación del ejército ruso refuerza la tesis del primer ministro polaco, Donald Tusk, que el martes avisó sobre la "creciente amenaza" de una intervención militar directa del Kremlin en el este de Ucrania.

"Cualquier deterioro de la situación humanitaria en las regiones del este de Ucrania tomadas por los separatistas se debe a la continua desestabilización rusa", ha acusado la portavoz de la alianza militar. Estas mismas fuentes urgen al Gobierno de Putin a retirar las tropas de la frontera ucrania y a detener el flujo de armas y combatientes a través del paso fronterizo. "Debe ejercer su influencia sobre los separatistas armados para que depongan las armas y renuncien a la violencia", concluye. El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, visitará este jueves Kiev, la capital de Ucrania, invitado por el presidente de este país, Petró Poroshenko.

En Moscú, un portavoz del Ministerio de Defensa ruso ha rechazado las acusaciones vertidas desde Bruselas, donde la alianza atlántica tiene su sede, y ha comparado la reiteración en las denuncias de la OTAN con una subasta en la que gana la cifra más alta. "Apenas el representante del Pentágono informa de una agrupación rusa de 10.000 efectivos rusos cerca de la frontera, la OTAN dice que hay 20.000", ha declarado a un grupo de agencias de prensa locales. "Es imposible realizar una maniobra así en un plazo de tiempo tan corto, más aún a escondidas de los observadores de la OSCE", ha zanjado.

Washington pide "estar preparados" para un empeoramiento

“Cuando ves el aumento de las tropas rusas y su sofisticación, su entrenamiento y el pesado equipamiento militar en la frontera, por supuesto que absolutamente es una amenaza y una posibilidad”, replicó Hagel en Stuttgart, donde visitó el comando militar estadounidense en Europa, a una pregunta de un periodista sobre la amenaza de una invasión rusa de la que había hablado un poco antes el Gobierno polaco.

Washington también coincide con la estimación de la OTAN sobre la acumulación de alrededor 20.000 tropas rusas en la frontera ucrania, según dijeron fuentes de inteligencia. El anterior cálculo del Pentágono era de 15.000 tropas. Además, EE UU denuncia que Rusia sigue entrenando y proveyendo armamento a los separatistas prorrusos. “[La situación] empeorará cuanto más tiempo Rusia perpetúe e instigue esta tensión. [También lo hará] la posibilidad de una escalada de su actividad. Y tenemos que estar preparados para ello”, agregó Hagel.

A finales de julio, a la semana del derribo de un avión de Malaysia Airlines en el este de Ucrania, el Gobierno estadounidense acusó a Rusia de disparar desde su territorio a posiciones militares ucranias y de tratar de entregar nuevos lanzacohetes a los rebeldes. Los hechos, en caso de confirmarse, supondrían un punto de inflexión en el rol desestabilizador de Moscú en la crisis ucrania pues dejaría de ser un conflicto entre ucranios sino un conflicto directo entre dos países vecinos.