Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin advierte a Obama que presionar con represalias es contraproducente

Los expertos extranjeros hallan restos humanos en el lugar donde cayó el Boeing

Expertos llegan al lugar donde cayó el avión en Ucrania. Reuters Live!

El presidente estadounidense, Barack Obama, y su colega ruso, Vladímir Putin, coincidieron este viernes en que debe lograrse un “cese inmediato y estable” de los combates en el sudeste de Ucrania para “comenzar un proceso político”. No obstante, los dos estadistas no saben cómo lograr este objetivo, según el comunicado emitido por el Kremlin tras la conversación telefónica que mantuvieron por iniciativa de Obama.

Los restos del MH17

El PAÍS

  • El 17 de julio, un misil presuntamente disparado por los separatistas prorrusos del este de Ucrania derribó un Boeing 777 de Malaysia Airlines que viajaba de Ámsterdam a Kuala Lumpur con 298 personasa bordo. No hubo supervivientes.
  • La zona donde cayó el aparato, en la provincia de Donetsk —alzada en armas contra Kiev junto con la de Lugansk desde primeros de abril—, se halla parcialmente bajo control rebelde. Tres días después del siniestro, fueron evacuados unos 200 cadáveres, pero el equipo de expertos internacionales no logró acceder al lugar hasta este jueves.
  • Según las autoridades australianas, en la zona podrían hallarse aún los restos de hasta 80 pasajeros. Los combates en la región, que se han recrudecido en los últimos días, han obligado a abrir una ruta segura desde el norte para evitar pasar por la ciudad de Donetsk, escenario de crecientes enfrentamientos.
  • El Ejército ucranio ha lanzado una amplia ofensiva contra Shajtersk, Torez y Snezhoe, las ciudades más próximas al lugar del siniestro, con objeto de garantizar la seguridad de los investigadores extranjeros. Los restos del avión quedaron diseminados en un radio de 15 kilómetros.

Entre los líderes hay “diferencias sustanciales sobre algunos puntos importantes”, señala el escueto resumen de la conversación. En ella, Putin dijo a Obama que “la presión por medio de sanciones es contraproducente y daña gravemente la cooperación bilateral y la estabilidad mundial en su conjunto”. Los dos coincidieron también en que la situación actual “no responde a los intereses de ambos Estados” e “intercambiaron opiniones sobre las perspectivas del diálogo ruso-norteamericano”. En lo concreto, ambos valoraron positivamente las consultas mantenidas en la capital bielorrusa, Minsk (entre Rusia, Ucrania y los independentistas del este ucranio, bajo la égida de la OSCE) y estuvieron de acuerdo en que deben continuar.

La conversación de los dos políticos tuvo lugar sobre un telón de fondo cada vez más alarmante en el que los expertos comienzan a analizar no sólo la perspectiva de una crisis económica generalizada, sino también la posibilidad de que la guerra en el este de Ucrania involucre en mayor medida a Rusia y a Occidente.

Por otra parte, en Donetsk, los expertos holandeses y australianos, acompañados de los observadores de la OSCE y de una escolta de los separatistas, se trasladaron al lugar donde cayó el Boeing 777 de las líneas aéreas de Malasia. Fueron en una columna de 14 automóviles y se desplazaron por la llamada ruta del norte, según informó en Twitter el portavoz de la OSCE, Michael Bociurkiw. La ruta del norte es mucho más larga, pero también mucho más segura, que la directa por el este, desde Donetsk a Shajtersk, la capital del distrito donde se produjo la tragedia y donde ayer se registraban combates. No obstante, los especialistas comenzaron a instalar su base en una granja avícola desde donde podían oírse las explosiones en varios kilómetros del lugar. La víspera, los expertos y observadores sólo pudieron estar en el lugar de la catástrofe durante una hora y media, debido a los enfrentamientos y los disparos de artillería que se producían, a pesar del acuerdo entre las tropas ucranias y los insurgentes de la autodenominada República Popular de Donetsk (RPD), para permitir su acceso. Una resolución unánime del Consejo de Seguridad de la ONU con fecha del 21 de julio exigía la interrupción de las acciones bélicas en la zona de la catástrofe con el fin de investigar las responsabilidades.

Los mandatarios expresan su temor a que el conflicto salpique a Occidente

El grupo de expertos internacionales que examinó la zona encontró nuevos restos humanos. “Se han llevado consigo todos los restos encontrados”, informó el responsable de la misión de repatriación a Holanda, Pieter Jaap Aalbersberg, citado por Efe. Según las autoridades australianas, en la zona podrían encontrarse los restos de hasta 80 de los 298 ocupantes del vuelo MH17. La mayoría de los cuerpos han sido repatriados a Holanda.

Los separatistas se han opuesto reiteradamente a la presencia masiva de policías extranjeros armados. “Por supuesto, esta es una situación indignante que no contribuirá al arreglo [del conflicto]. En resumidas cuentas, es una intervención militar”, aseguró Andréi Purguin, viceprimer ministro de la RPD. La labor de los inspectores se ha visto dificultada por las posiciones tanto de los separatistas, temerosos de perder el control de la zona del accidente —sin vigilancia la mayor parte del tiempo—, como de Kiev, deseoso de hacerse con ese control.

Los combates siguen en la zona donde operan los equipos internacionales

Ha habido también informaciones confusas sobre las dimensiones de zona de seguridad prometida por el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, que, en un decreto, declaró neutral un área de “40 kilómetros de diámetro” en torno al epicentro del accidente, pero que antes se había referido a una zona de “40 kilómetros de radio”.

Los restos del avión quedaron diseminados en una zona muy amplia. “Un gran fragmento del fuselaje está junto a la localidad de Petropávlovka. No lo hemos levantado a la espera de que lleguen los expertos. Debajo puede haber cuerpos”, indicó a la agencia RIA-Novosti un portavoz de los insurgentes.

Basándose en los desperfectos en el fuselaje del avión, los expertos ucranios y occidentales suponen que el avión fue derribado por un misil lanzado de una batería tierra-aire de la serie Buk. Estos misiles están en los arsenales tanto de los militares ucranios como rusos, y los separatistas se jactaron en junio de habérselos robado a las fuerzas leales a Kiev en Lugansk.

Identificadas las dos primeras víctimas

Isabel Ferrer (La Haya)

El equipo internacional de 207 forenses que se dedica a identificar los cadáveres del vuelo MH17 de las líneas aéreas malasias, ha completado los datos de las primeras dos víctimas. Se trata de dos ciudadanos holandeses, cuyas familias han sido informadas. También lo saben los municipios donde residían. Al trabajo de estos expertos en medicina legal, hay que sumar la labor de 840 policías (750 en Holanda y 90 en Ucrania) en la mayor investigación de carácter penal de la historia holandesa. Un centenar de los agentes apoya a los allegados. Una de sus obligaciones primordiales ha consistido en recabar información relevante sobre los fallecidos, incluidas muestras de ADN de sus parientes. Al este de Ucrania, donde todavía hay cuerpos por recoger, han acudido 70 expertos holandeses y australianos. Ambos países han perdido a 196 y 27 compatriotas, respectivamente.

La Fiscalía General holandesa también ha desplazado a Ucrania a uno de sus miembros. La información que reúna sobre la caída del aparato de Malaysia Airlines ayudará a sus colegas en las dos investigaciones abiertas por su departamento para identificar los cadáveres, establecer las causas de la tragedia y señalar a los culpables.

De momento, todos los efectivos policiales holandeses que operan en Ucrania van desarmados y sin uniforme. Australia, sin embargo, ha mandado a Londres a un centenar de agentes armados (policías federales). Allí aguardan la orden de su posible despliegue, “para una misión humanitaria”, en territorio ucranio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >